martes, 28 de junio de 2016

Misa tradicional en Puente Genil

El próximo día 2 de julio, sábado, a las 20 horas, Dios mediante, se celebrará la Santa Misa tradicional en Puente Genil, en el Santuario de Ntra. Sra. de la Concepción, Patrona de Puente Genil (sito en calle Madre de Dios, 2).
La Misa será oficiada por el Rvdo. P. Fr. Joaquín Pacheco Galán, guardián del convento de Padres Franciscanos de Lucena.
Conforme al calendario litúrgico tradicional se celebra la fiesta de la Visitación de Nuestra Señora.
Creemos que es la primera vez en que, desde la reforma litúrgica, se celebra la Misa tradicional en Puente Genil.


jueves, 16 de junio de 2016

Homilía de Mons. González Chaves en el I Encuentro Summorum Pontificum

Con mucho gusto publicamos la homilía que pronunció Mons. Alberto José González Chaves en la Santa Misa que celebró con ocasión del I Encuentro Summorum Pontificum Andalucía, en Montilla el pasado día 4 de junio. Queremos hacer público nuestro agradecimiento a Mons. González Chaves por habernos remitido el texto de su homilía, y nuestra felicitación por una pieza oratoria que nos parece de excepcional calidad.



HOMILIA EN LA SANTA MISA VOTIVA DE SAN JUAN DE ÁVILA
I ENCUENTRO SUMMORUM PONTIFICUM

Montilla (Córdoba), 4 de junio de 2016. 12.30 h


Mons. Alberto José González Chaves,
Delegado Episcopal para la Vida Consagrada en la diócesis de Córdoba


Venerables hermanos en el sacerdocio, religiosos que asistís en el altar y carísimos hermanos todos en el Corazón Eucarístico de Jesús:

"Messor eram", reza el epitafio del primitivo sepulcro del Maestro Juan de Ávila. En esta Basílica Pontificia está la lápida donde podemos leerlo. "Messor eram": "fui segador". La semilla que el Santo Doctor lanza a voleo sobre el campo de la Iglesia sigue llegando hasta nuestra besana y hoy somos nosotros el surco en que fructifica, tímida pero real y gozosamente. Porque con la sementera de esa mies, que es la de Cristo, Juan de Ávila nos atrae hoy a esta su casa. Somos un grupo... suficiente. Si un alma -decía San Carlos Borromeo- vale tanto como una diócesis, aquí estamos un buen puñado, deseosos de que no se malogre, por la aridez, senara cultivada por tan buen labrador.

Comencemos esta plática de amigos haciendo conmemoración agradecida de alguien a quien queremos mucho y debemos mucho...

"Cuando el mundo en su conjunto se convierta en liturgia de Dios, cuando en su realidad se convierta en adoración, entonces habrá llegado a su meta, entonces será sanado y salvado". Son palabras de nuestro inolvidable Benedicto XVI en la misa de la solemnidad de San Pedro y San Pablo, el 29 de junio de 2008. Nosotros, parte del mundo, hijos de nuestra época, queremos, necesitamos experimentar el gozo, vivir del gozo de ser liturgia, adoración viviente del Dios vivo, Lux et origo, Fons omnis sanctitatis. Ello es lo que nos convoca hoy aquí. En ambiente de Cenáculo y al calor de la Eucaristía, preguntémonos: ¿Quiénes somos? ¿Dónde estamos? ¿Por qué hemos venido hoy hasta aquí?

1. Somos personas de diversas edades, condiciones, estados, procedencias... con un denominador común: ¡somos católicos! Somos discípulos de Jesucristo y como Él, que lo penetra todo, lo conoce e invade todo, queremos ser universales, con la fresca y perenne apertura del Evangelio. Somos hombres y mujeres pecadores, pero con un gran deseo de ser fieles a la doctrina, a la moral y a la liturgia de aquella Madre y Maestra que nos ha engendrado y en cuyo seno nos alimentamos y vivimos: Unam, sanctam, catholicam et apostolicam Ecclesiam! Y porque somos católicos nos estimula y fortalece, nos asegura y nos gusta sentirnos en comunión afectiva y efectiva con los sucesores de los Apóstoles, nuestros obispos: cum omnibus orthodoxis atque catholicae et apostolicae fidei cultoribus. Y con la Cabeza visible de la Iglesia, el Papa de Roma, salvaguarda de la fe y de la unidad en la caridad.

Quienes estamos aquí somos personas que, sabiéndonos acechadas por los tres enemigos del alma (el mundo, el demonio y la carne), necesitamos asirnos a lo permanente y trascendental: la unidad, la verdad, la bondad y la belleza, que nos remiten al SER inmutable y subsistente en Sí mismo y que nos ayudan a entender la condición real de todo cuanto existe.

Ahítos de modas fugaces, desengañados de los señuelos del relativismo dictatorial y de las martingalas de lo políticamente correcto, queremos convencernos cordialmente de que la única divisa que prevalece cuando todo pasa, sicut nubes, quasi naves, velut umbra, es la de la Santa de la Raza: Sólo Dios basta. Somos, pues, deseamos, necesitamos ser buscadores de Dios, a Quien descubrimos en la hermosura de la creación y en la risa de un niño, en una encíclica pontificia y en la conversación amigable con alguien que se dice agnóstico, en los problemas y en las alegrías de la familia y en las vidas de los santos, en la lectura de la Biblia y en el prójimo menesteroso que aguarda nuestras obras de misericordia espirituales y corporales. Somos buscadores de Dios Uno y Trino, ante cuya Majestad nos arrodillamos, y temblamos, y lloramos cantando en la Sagrada Liturgia. Así somos quienes estamos hoy aquí.

2. Aquí, en Montilla, que parece ser el polo de atracción de los amigos de la Liturgia Tradicional que, de todos los puntos del mediodía español, buscamos uno equidistante para concitarnos, una voce dicentes: Sanctus, Sanctus, Sanctus. Este sería el motivo logístico. La antigua Montulia, desde hace casi cuatro siglos noble Ciudad de Montilla, es el corazón geográfico de esta Andalucía que sabe tanto de amores eucarísticos y marianos, y que convierte constantemente sus campos y mares, sus montañas y marismas, sus calles y plazas, en catedrales a cielo abierto donde no hay límites ni sitios reservados porque el fervor de las multitudes arrasa lo preestablecido para aclamar a su Cristo y a su Virgen.

Pero hay otro motivo, y acaso más potente, que nos convoca en Montilla. Esta fue, durante sus últimos 15 años, la patria chica de un santo grande. Aquel ante cuyos restos benditos hemos venido a postrarnos hoy. Aquel que es el más reciente Doctor de la Iglesia, aunque ya era reconocido como tal en su siglo XVI. Aquel que en la incomparable centuria dorada de nuestra España fue “padre de santos sin par y de almas seguro mentor”. Aquel  a quien, si se hubiera resuelto a entrar en la joven Compañía de Jesús, el Patriarca Ignacio de Loyola habría ido a buscar en andas  para llevarlo como al Arca del testamento. Aquel a quien vino encontrar en Montilla Juan de Dios, el loco de la caridad, y al que hasta Montilla tuvo sumo interés la Madre Teresa de Jesús en hacerle llegar el manuscrito del libro de su vida, porque en viéndolo y aprobándolo el Maestro Ávila quedara ella tranquila. Parece que al demonio le pesa que vea el libro ese santo... No querría que se muriese sin verlo. Juan de Ávila es un hombre de fuego, eco de Pablo, trasunto en nuestra patria de los Crisóstomos y Agustinos. En la fuente cristalina y cristocéntrica del Santo Maestro beberán los Borromeos, Sales, Ligorios, Claret y mil más. Sus aguas vivificantes, por evangélicas, llegan hasta la Iglesia de nuestros días, porque Ávila no es sólo, lo cual ya sería suficiente, el celestial Patrono del clero secular español, proclamado así por la Santidad de Pío XII en 1946, sino que es, por la gloria de su Doctorado, maestro universal para los católicos todos, sea cual fuere su misión en la Iglesia. Si el Santo Maestro tiene el Doctorado en el amor a Jesucristo y en el celo por las almas, lo posee particularmente como heraldo de la Eucaristía. Pegan fuego sus "Tratados sobre el Santísimo Sacramento", en los que se enardece hablando de la procesión del Corpus Christi, los efectos santificadores de la Sagrada Comunión, o los frutos de la Santa Misa. Baste evocar el conocido episodio sucedido a sólo unos metros de donde nos hallamos, en su querido monasterio de Santa Clara, donde había ingresado su hija de confesión, la santa condesa doña Ana Ponce de León. En una de las visitas del Padre Ávila a dicho convento, como observase que un clérigo celebraba el Santo  Sacrificio con poca reverencia y evidente precipitación, se acercó delicadamente, como a enderezar una vela que estaba algo caída, en gesto que pudiera servir de disimulado envoltorio al susurro que deslizó en el oído del sacerdote: "Trátelo bien, que es Hijo de buen Padre". Tal fue el anhelo vitalicio de San Juan de Ávila: mimar a Cristo en la Eucaristía, acariciarle en el Sacrificio, poner sobre su Cuerpo victimado el beso de la fe y la adoración. La Misa fue su pasión, el sacrificio del altar, su vida toda. Así exhortaba a otro sacerdote: "Sea el altar su deseo, su gozo y descanso, como el nido para el pájaro". A un tercero enseña en una carta "cuál será el mejor aparejo y cuál consideración más provechosa para llegarse a celebrar". Sus reflexiones a este tenor pueden sernos de grande provecho: "¿Quién no tiembla de amorosa reverencia -pregunta el Santo Maestro- de Aquel de quien tiemblan los poderes del cielo, y no de ofenderle, sino de alabarle y servirle? ¿Quién no se confunde y gime por haber ofendido a Aquel Señor que presente tiene? ¿Quién no confía con tal prenda? ¿Quién no se esfuerza a hacer penitencia por el desierto con tal viático?... Importúnele que no permita El que esté vuestra merced en presencia de tan alta Majestad sin reverencia, amor y temblor... Mire a los que están delante de los reyes, aunque no digan nada: aquélla mesura, reverencia y amor con que están, si están como deben..."

Estas consideraciones de nuestro Doctor nos introducen en la tercera de las preguntas que comenzábamos formulando. 

3. ¿Por qué estamos nosotros aquí? Porque necesitamos elevar nuestros corazones a Dios. Si consurrexistis cum Christo, quae sursum sunt quaerite, ubi Christus est ad dexteram Dei sedens,quae sursum sunt sapite. Nosotros queremos vivir de ese SURSUM. Y sabemos que la liturgia nos transporta a esta elevación al Dios de la vida. La liturgia nos lanza a la consecratio mundi, sublime y apasionante misión de todo bautizado. Ello es así, sólo puede ser así, porque la liturgia no es acción humana, sino, como nos recordó el último Concilio, ejercicio del Sacerdocio de Cristo. Por eso no vemos, no podemos ver contradicción alguna entre los dos usos actuales del único rito romano que, según Benedicto XVI, son expresiones igualmente válidas de la misma lex orandi de la Iglesia, y que por eso no pueden llevar en modo alguno a una división de la lex credendi. Quienes lo entendieran diversamente no habrían penetrado suficientemente en el criterio hermenéutico de la reforma en la continuidad del citado Concilio. La celebración de la Santa Misa en su Forma extraordinaria no supone, pues, ni una marcha atrás en la reforma litúrgica (que, por otra parte, no ha sido la que propugnó el Vaticano II, si nos atenemos a sus documentos) ni mucho menos de una concesión a ciertos grupúsculos de nostálgicos. El Motu Proprio Summorum Pontificum del 7 de julio de 2007, fue una sabia decisión brotada de la inteligencia superior de un Papa teólogo que conoce y ama la liturgia y sabe que en ella no hay rupturas, sino proceso orgánico y sereno. Gracias a ello podemos, con toda naturalidad, celebrar en el venerable rito en que lo han hecho durante 1500 años, todos los sacerdotes santos, también Juan de Ávila. Y de este modo se favorece (no se recupera) el sentido de la adoración, el protagonismo del misterio, el ambiente de sacralidad, el sonido del silencio, la centralidad de la Cruz, la teología eucarística del Sacrificio, la orientación de sacerdote y fieles versus Deum, el uso de la solemne y atemporal lengua latina, la belleza del canto gregoriano... 

Ha llegado el tiempo de las minorías creativas. Nos lo recordaba con frecuencia nuestro amado Benedicto XVI. Pero no se trata de la creatividad snobista de las cosas raras, de los descubrimientos aparatosos y noveleros, sino de la creatividad de la santidad, de la oración, de la misericordia; de la creatividad del primado de Dios, que debe ser siempre recreado en nuestro mundo, reencontrado en el corazón de cada hombre. No hablamos de una creatividad que no interpreta la Constitución conciliar Sacrosanctum Concilium desde la primacía de la adoración.

Un hombre de Dios, el cardenal Robert Sarah, querido por el Sumo Pontífice al frente del Dicasterio que vela por la pureza de la Liturgia, ha dicho recientemente en un best seller (traducido en pocos meses 13 lenguas, la última el ruso), cuyo título, “Dios o nada”, es rotundamente expresivo:

“Por desgracia, nada más concluir el Concilio, la Constitución sobre la liturgia no se comprendió a partir del primado fundamental de la adoración, de la humilde genuflexión de la Iglesia ante la grandeza de Dios, sino más bien como un libro de recetas. Vimos a toda clase de creativos y animadores que buscaban más bien artimañas para presentar la liturgia de modo atrayente, más comunicativo, implicando cada vez a más gente, pero olvidando que la liturgia está hecha para Dios. Si Dios se convierte en el gran ausente, podemos llegar a toda clase de desviaciones, desde las más triviales a las más abyectas. Benedicto XVI ha recordado con frecuencia que la liturgia no puede considerarse una obra de la creatividad personal. Si hacemos una liturgia para nosotros mismos, se aleja de lo divino: se convierte en una representación teatral ridícula, vulgar y aburrida. Y se desemboca en liturgias que parecen operetas, fiestas dominicales para divertirse y disfrutar juntos... Después de la celebración eucarística, los fieles vuelven a casa sin haberse encontrado personalmente con Dios y sin haberle escuchado en lo más íntimo de su corazón. Falta ese cara a cara con Dios contemplativo y silencioso que nos transforma y nos devuelve las energías que permiten revelarlo a un mundo cada vez más indiferente a las cuestiones espirituales. El centro del misterio eucarístico es la celebración de la Pasión, de la dolorosa muerte de Cristo y de su Resurrección: si ese misterio queda ahogado por largas ceremonias ruidosas y recargadas, hay que temerse lo peor. Algunas misas son tan bullangueras que no difieren mucho de una feria de pueblo. Es necesario volver a descubrir que la esencia de la liturgia quedará eternamente marcada por el deseo de la búsqueda filial de Dios".

A eso hemos venido nosotros hoy a Montilla: a buscar filialmente a Dios nuestro Padre, insertándonos en la humilde genuflexión de la Iglesia, adorante esposa enamorada, ante la grandeza del Dios vivo. Queremos sentir hoy en Montilla la urgencia de la creatividad de la santidad; esa creatividad en la que Dios ocupa el centro, en la que Jesucristo es el gran Liturgo porque las ansias redentoras de su Corazón se traducen en el ejercicio sempiterno de un Sacerdocio que nos salva.

Según el Novus Ordo hoy habríamos celebrado la memoria (pobre rango…) del Inmaculado Corazón de María. Es el símbolo del amor y de la reparación de nuestra Madre Inmaculada, que nos dice a nosotros hoy, como ayer dijera a Lucía de Fátima: "Mi Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá a Dios". Son tiempos difíciles y convulsos los nuestros, tiempos apasionantes. Nuestro refugio es el pecho dulcísimo de la Señora. Sintamos la ilusionante obligación de ser optimistas, recordando la promesa de Jesucristo a Santa Juliana de Norwich: "All shall be well!" Miremos a María. Acurruquémonos en su Corazón. Y cuando, por el fragor de la tempestad, nos amenace la tentación del miedo, la más diabólica de todas, escuchemos a la Mujer que ha vencido al dragón. Ella nos dice, sonriendo: "Al fin, mi Inmaculado Corazón triunfará".



miércoles, 15 de junio de 2016

El Encuentro Summorum Pontificum de Montilla en el semanario "Iglesia en Córdoba"

Con el título "Montilla acoge la Misa Tradicional", el semanario Iglesia en Córdoba, que se subtitula "Semanario diocesano de información y formación cristiana" dedica la portada de su último número, correspondiente al domingo 12 de junio de 2016, a la celebración del I Encuentro Summorum Pontificum Andalucía, que se celebró en Montilla el pasado día 4 de junio.
En su interior dedica un amplio espacio, de tres páginas a informar sobre el mismo Encuentro y publica íntegramente la carta que el Sr. Obispo de Córdoba, D. Demetrio Fernández González, dirigió a los participantes, y que nosotros hemos publicado ya en nuestra entrada anterior.
El semanario de nuestra diócesis ha sabido, sin duda, reflejar la importancia que tuvo el Encuentro que trajo a la Basílica montillana de S. Juan de Ávila a fieles de toda Andalucía para la celebración del Sacrificio del Altar con el mismo rito que nutrió la piedad y la devoción del Apóstol de Andalucía.
Pero especialmente queremos destacar la normalidad con que se trata de nuestro Encuentro en Iglesia en Córdoba. Frente a recelos y prejuicios que en ocasiones han rodeado la celebración de la liturgia tradicional, los fieles cordobeses afectos a esta liturgia debemos agradecer el tratamiento que el semanario diocesano da a nuestro Encuentro, que en realidad refleja el afecto y el cariño con que siempre hemos sido acogidos por nuestro Pastor. Por ello, queremos expresar nuestro agradecimiento al director y a la redacción del mismo semanario.
En el principio de esta entrada va reproducida la portada de este número de Iglesia en Córdoba, y a continuación, las tres páginas que le dedica en el interior.



La totalidad de este número de Iglesia en Córdoba puede consultarse en el siguiente enlace:
http://www.diocesisdecordoba.com/wp-content/uploads//2012/11/iec516b.pdf

Para más información o contacto con la Comisión “Misa tradicional Andalucía” pueden escribir al siguiente correo electrónico: misatradicionalandalucia@gmail.com o consultar la página de Faceobook: https://www.facebook.com/misatradicionalandalucia

sábado, 11 de junio de 2016

Carta del Sr. Obispo al I Encuentro Summorum Pontificum

Publicamos a continuación la carta que el Sr. Obispo de Córdoba dirigió a los participantes en el I Encuentro Summorum Pontificum Andalucía celebrado el pasado día 4 de junio en Montilla.
Tras la terminación de la Santa Misa, el celebrante, Mons D. Alberto José González Chaves, dio lectura a esta carta, que fue acogida con alegría, emoción y vivo agradecimiento por los presentes.
En su carta, el Sr. Obispo de Córdoba pone de manifiesto su corazón paternal para los asistentes a la celebración de la Misa tradicional: "quiero hacerme presente hoy entre vosotros... para daros mi bendición y alentaros en vuestros buenos propósitos".
Nuestra asociación Una Voce Córdoba se hace hoy portavoz de cuantos escuchamos estas palabras para expresar públicamente nuestra filial gratitud a nuestro Obispo, para el que imploramos las bendiciones del Cielo y la protección de la Reina de los Apóstoles.

Así dice el texto:


Prot. Nº. 2016-06-42
Córdoba, 4 de junio de 2016

A los participantes en el 
I Encuentro Summorum Pontificum de Andalucía


Queridos hijos:

Hace casi nueve años, el Papa Benedicto XVI, por medio del Motu proprio Summorum Pontificum reconoció el derecho de los fieles a celebrar y participar en la Santa Misa según el Misal aprobado por el beato Juan XXIII en 1962, que era una actualización del promulgado por san Pio V y actualizado en sucesivas ocasiones por los Sumos Pontífices.

Este Motu proprio Summorum Pontificum establece normas para la celebración de este venerable Rito, que nunca ha sido abrogado, y en el que muchos fieles en la Iglesia hoy se sienten reconocidos a la hora de celebrar el único Santo Sacrificio de la Misa, que se celebra en diferentes Ritos por toda la Iglesia. El mismo Summorum Pontificum señala que la forma ordinaria del Rito Romano es según el Misal aprobado por el beato Pablo VI en 1972 y la forma extraordinaria, la celebrada según el Misal de beato Juan XXIII, evitando en todo momento que una y otra forma litúrgica sean contrapuestas ni sirvan para fomentar cualquier división en la Iglesia.

Por medio de estas letras quiero hacerme presente hoy entre vosotros los que participáis en la celebración de la Misa Tradicional en la Basílica Pontificia San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia, en Montilla, para daros mi bendición y alentaros en vuestros buenos propósitos. Jesucristo Sacerdote y Víctima que se ofrece en el Altar por la redención de todos los hombres nos invita a unirnos a su ofrenda con la ofrenda de nuestra propia vida. Que la participación en este Santo Sacrificio os haga ser testigos del amor de Dios por todos los hombres, especialmente por los más necesitados en el alma o en el cuerpo. A María Santísima nuestra Madre os encomiendo a cada uno de vosotros, a vuestras familias y todas vuestras intenciones: “Monstra te ese matrem”

Ayudad al Monasterio de San José del Oasis de Jesús Sacerdote, instalado recientemente en Espiel (acceso por Villaviciosa), diócesis de Córdoba, que dentro de su carisma contemplativo celebra su liturgia siempre en la Forma Extraordinaria. En la instalación de este nuevo Monasterio, ellas necesitan vuestra ayuda. Dios os lo pague.

Con mi afecto sincero hacia todos los presentes, recibid mi bendición:

Demetrio Fernández
Obispo de Córdoba


Esperamos publicar próximamente la carta que al mismo Encuentro dirigió el Presidente de la Federación Internacional Una Voce.
Para más información o contacto con la Comisión “Misa tradicional Andalucía” pueden escribir al siguiente correo electrónico: misatradicionalandalucia@gmail.com o consultar la página de Faceobook: https://www.facebook.com/misatradicionalandalucia

lunes, 6 de junio de 2016

Breve crónica del I Encuentro Summorum Pontificum Andalucía

Más de cien personas, procedentes de toda Andalucía, se congregaron el pasado día 4 de junio, sábado, en la Basílica de San Juan de Ávila, de Montilla, para participar en el primer Encuentro «Summorum Pontificum» Andalucía, convocado por las asociaciones y grupos que en las distintas diócesis andaluzas promueven la celebración de la liturgia tradicional. Así, asistieron representaciones de las diócesis de Almería, Cádiz, Córdoba, Guadix, Huelva, Jaén, Jerez, Málaga y Sevilla.
El encuentro comenzó con una misa solemne, celebrada por monseñor Alberto José González Chaves, vicario episcopal de religiosas, en la que intervinieron como diácono Fr. Joaquín Pacheco Galán O.F.M., guardián del convento de padres franciscanos de Lucena, y como subdiácono el Rvdo. Sr. D. Jaime Porras Arrebola, párroco de Santiago Apóstol, de Iznájar. Se cantó el ordinario de la misa «de Angelis» y el propio de S. Juan de Ávila en gregoriano.
En la homilía, el celebrante destacó el valor teológico y pastoral del rito tradicional, cuya restauración «no supone una marcha atrás en la reforma litúrgica ni un factor de desunión o una concesión a grupos de nostálgicos», además de que «favorece el sentido de la adoración, la centralidad del misterio, el ambiente de sacralidad, el sonido del silencio, la centralidad de la Cruz, la teología eucarística, la orientación de sacerdotes y fieles “versus Deum”, el uso de la solemne y atemporal lengua latina y la belleza del canto gregoriano».
Antes de terminar la misa se dio lectura a un cariñoso mensaje del Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Demetrio Fernández González, Obispo de Córdoba, que animó a los asistentes a seguir defendiendo la liturgia tradicional de la Iglesia.
Tras las celebración de la misa, tuvo lugar en un restaurante de la ciudad montillana un almuerzo de hermandad. A continuación, en el salón de actos del Colegio S. Luis, se desarrolló una mesa redonda en la que las distintas asociaciones y grupos hicieron balance de la situación a casi diez años del motu proprio «Summorum Pontificum», exponiendo cada uno de los intervinientes la situación existente en las respectivas diócesis. El coloquio fue moderado por D. Juan Manuel Rodríguez, secretario de la Federación Internacional Una Voce, que dio lectura a un mensaje del presidente de la misma Federación, el mejicano D. Felipe Alanis Suárez.
A la terminación del coloquio, numerosos asistentes visitaron los lugares vinculados a la presencia de S. Juan de Ávila en Montilla, como el convento de Sta. Clara y la casa donde vivió sus últimos años y murió el Santo Maestro.
Ha sido una jornada memorable para cuantos de ella hemos tenido la ocasión de participar. Damos gracias a Dios por habernos brindado la ocasión de participar de este Encuentro. Nuestra asociación Una Voce Córdoba quiere además hacer público su agradecimiento a cuantos han hecho posible este acto, y muy especialmente al sacerdote celebrante y al diácono y subdiácono. Igualmente, nuestro agradecimiento al Rector y al personal de la Basílica de S. Juan de Ávila por la acogida que nos han dispensado.
Pidamos a nuestro Salvador, por intercesión de su Santísima Madre y del Santo Apóstol de Andalucía, que este Encuentro produzca abundantes frutos espirituales en todos sus participantes y ayude a promover la celebración de la liturgia tradicional de la Iglesia en todas las diócesis andaluzas. Esperamos repetir sucesivos Encuentros semejantes en los próximos años.





Fotografías y Vídeo realizadas por Antonio Varo Pineda.

Para más información pueden dirigirse al siguiente correo: misatradicionalandalucia@gmail.com

Los usuarios de facebook pueden visitar la siguiente página abierta para "Misa tradicional Andalucía": https://www.facebook.com/misatradicionalandalucia


domingo, 5 de junio de 2016

Misa tradicional en Jerez de la Frontera

El próximo día 19 de junio, domingo, tendrá lugar la celebración de la Santa Misa tradicional en Jerez de la Frontera. La misma tendrá lugar en la iglesia de S. Juan de los Caballeros, a las 18'30 horas y será precedida de una breve charla explicativa.
El propósito de los organizadores es que la celebración sea mensual en los meses veraniegos y, ya en septiembre, pasar a la frecuencia semanal.
El celebrante en esta primera ocasión será el padre Xavier Catalá Sellés, O.P.
Felicitamos a los organizadores y a toda la diócesis de Asidonia-Jerez, que se une así a las que gozan de la celebración regular de la Misa tradicional.

domingo, 15 de mayo de 2016

I Encuentro Summorum Pontificum Andalucía

Con gran alegría, nuestra asociación, Una Voce Córdoba, anuncia que las distintas asociaciones y grupos de fieles de la Misa tradicional existentes en Andalucía han organizado, para el próximo día 4 de junio, sábado, en la Basílica de San Juan de Ávila en Montilla, el “I Encuentro Summorum Pontificum Andalucía”.
El programa se desarrollará en la siguiente forma:
-12:00 horas. Recepción de los participantes.
-12:30 horas. Santa Misa tradicional en la Basílica de S. Juan de Ávila.
-14:30 horas. Comida de Hermandad.
-16:30 horas. Coloquio: “Presente y futuro de la Misa tradicional en Andalucía”.
-18:00 horas. Despedida de los participantes.
Los citados actos del I Encuentro Summorum Pontificum Andalucía están abiertos tanto a los fieles pertenecientes a las asociaciones o grupos organizadores como a todos aquellos fieles que, sin formar parte de los mismos, quieran acompañarnos.
Para facilitar el desplazamiento a Montilla, la asociación Una Voce Córdoba procurará facilitar medio de transporte para aquellos que carezcan de éste y deseen asistir. La Comida de Hermandad, con un menú económico, tendrá lugar en un restaurante cercano a la Basílica.
Cualquier consulta o aclaración puede solicitarse bien al correo de nuestra asociación, bien al siguiente correo, habilitado para este Encuentro: misatradicionalandalucia@gmail.com.
Asimismo, pueden consultar la página oficial de Facebook sobre el Encuentro: https://www.facebook.com/misatradicionalandalucia
Animamos a todos los fieles cordobeses devotos de la liturgia tradicional a asistir y difundir este importante evento.

lunes, 2 de mayo de 2016

Misa tradicional en Lucena. Jueves de la Ascensión


El próximo día 5 de mayo, jueves en la gran solemnidad de la Ascensión del Señor, tendrá lugar, Dios mediante, la celebración de la Santa Misa tradicional en Lucena, en la ermita de Nuestra Señora de la Aurora (sita en calle Abad Serrano, 11), a las 7 de la tarde.
La Misa será celebrada por el Rvdo. P. Fr. Joaquín Pacheco Galán, guardián del convento de Padres Franciscanos de Lucena.

viernes, 22 de abril de 2016

“MOTU PROPRIO” SUMMORUM PONTIFICUM


 Los sumos pontífices hasta nuestros días se preocuparon constantemente porque la Iglesia de Cristo ofreciese a la Divina Majestad un culto digno de «alabanza y gloria de Su nombre» y «del bien de toda su Santa Iglesia».
Desde tiempo inmemorable, como también para el futuro, es necesario mantener el principio según el cual, «cada Iglesia particular debe concordar con la Iglesia universal, no solo en cuanto a la doctrina de la fe y a los signos sacramentales, sino también respecto a los usos universalmente aceptados de la ininterrumpida tradición apostólica, que deben observarse no solo para evitar errores, sino también para transmitir la integridad de la fe, para que la ley de la oración de la Iglesia corresponda a su ley de fe».[1]
Entre los pontífices que tuvieron esa preocupación resalta el nombre de San Gregorio Magno, que hizo todo lo posible para que a los nuevos pueblos de Europa se transmitiera tanto la fe católica como los tesoros del culto y de la cultura acumulados por los romanos en los siglos precedentes. Ordenó que fuera definida y conservada la forma de la sagrada Liturgia, relativa tanto al Sacrificio de la Misa como al Oficio Divino, en el modo en que se celebraba en la Urbe. Promovió con la máxima atención la difusión de los monjes y monjas que, actuando según la regla de San Benito, siempre junto al anuncio del Evangelio ejemplificaron con su vida la saludable máxima de la Regla: «Nada se anticipe a la obra de Dios» (cap. 43). De esa forma la Sagrada Liturgia, celebrada según el uso romano, enriqueció no solamente la fe y la piedad, sino también la cultura de muchas poblaciones. Consta efectivamente que la liturgia latina de la Iglesia en sus varias formas, en todos los siglos de la era cristiana, ha impulsado en la vida espiritual a numerosos santos y ha reforzado a tantos pueblos en la virtud de la religión y ha fecundado su piedad.
Muchos otros pontífices romanos, en el transcurso de los siglos, mostraron particular solicitud porque la sacra Liturgia manifestase de la forma más eficaz esta tarea: entre ellos destaca San Pío V, que sostenido de gran celo pastoral, tras la exhortación de Concilio de Trento, renovó todo el culto de la Iglesia, revisó la edición de los libros litúrgicos enmendados y «renovados según la norma de los Padres» y los dio en uso a la Iglesia Latina.
Entre los libros litúrgicos del Rito romano resalta el Misal Romano, que se desarrolló en la ciudad de Roma, y que, poco a poco, con el transcurso de los siglos, tomó formas que tienen gran semejanza con las vigentes en tiempos más recientes.
«Fue éste el objetivo que persiguieron los Pontífices Romanos en el curso de los siguientes siglos, asegurando la actualización o definiendo los ritos y libros litúrgicos, y después, al inicio de este siglo, emprendiendo una reforma general».[2] Así actuaron nuestros predecesores Clemente VIII, Urbano VIII, san Pío X,[3] Benedicto XV, Pío XII y el beato Juan XXIII.
En tiempos recientes, el Concilio Vaticano II expresó el deseo de que la debida y respetuosa reverencia respecto al culto divino, se renovase de nuevo y se adaptase a las necesidades de nuestra época. Movido de este deseo, nuestro predecesor, el Sumo Pontífice Pablo VI, aprobó en 1970 para la Iglesia latina los libros litúrgicos reformados, y en parte, renovados. Éstos, traducidos a las diversas lenguas del mundo, fueron acogidos de buen grado por los obispos, sacerdotes y fieles. Juan Pablo II revisó la tercera edición típica del Misal Romano. Así los Pontífices Romanos han actuado «para que esta especie de edificio litúrgico (…) apareciese nuevamente esplendoroso por dignidad y armonía».[4]
En algunas regiones, sin embargo, no pocos fieles adhirieron y siguen adhiriendo con mucho amor y afecto a las anteriores formas litúrgicas, que habían embebido tan profundamente su cultura y su espíritu, que el Sumo Pontífice Juan Pablo II, movido por la preocupación pastoral respecto a estos fieles, en el año 1984, con el indulto especial Quattuor abhinc annos, emitido por la Congregación para el Culto Divino, concedió la facultad de usar el Misal Romano editado por el beato Juan XXIII en el año 1962; más tarde, en el año 1988, con la Carta Apostólica Ecclesia Dei, dada en forma de Motu proprio, Juan Pablo II exhortó a los obispos a utilizar amplia y generosamente esta facultad a favor de todos los fieles que lo solicitasen.
Después de la consideración por parte de nuestro predecesor Juan Pablo II de las insistentes peticiones de estos fieles, después de haber escuchado a los Padres Cardenales en el consistorio del 22 de marzo de 2006, tras haber reflexionado profundamente sobre cada uno de los aspectos de la cuestión, invocado al Espíritu Santo y contando con la ayuda de Dios, con las presentes Cartas Apostólicas ESTABLECEMOS lo siguiente:
Art. 1.— El Misal Romano promulgado por Pablo VI es la expresión ordinaria de la Lex orandi (Ley de la oración), de la Iglesia católica de rito latino. No obstante el Misal Romano promulgado por San Pío V y nuevamente por el beato Juan XXIII debe considerarse como expresión extraordinaria de la misma Lex orandi y gozar del respeto debido por su uso venerable y antiguo. Estas dos expresiones de la Lex orandi de la Iglesia no llevarán de forma alguna a una división de la Lex credendi (Ley de la fe) de la Iglesia; son, de hecho, dos usos del único rito romano.
Por eso es lícito celebrar el Sacrificio de la Misa según la edición típica del Misal Romano promulgado por el beato Juan XXIII en 1962, que no se ha abrogado nunca, como forma extraordinaria de la Liturgia de la Iglesia. Las condiciones para el uso de este misal establecidas en los documentos anteriores Quattuor abhinc annosy Ecclesia Dei, se sustituirán como se establece a continuación:
Art. 2.— En las Misas celebradas sin el pueblo, todo sacerdote católico de rito latino, tanto secular como religioso, puede utilizar sea el Misal Romano editado por el beato Papa Juan XXIII en 1962 que el Misal Romano promulgado por el Papa Pablo VI en 1970, en cualquier día, exceptuado el Triduo Sacro. Para dicha celebración siguiendo uno u otro misal, el sacerdote no necesita ningún permiso, ni de la Sede Apostólica ni de su Ordinario.
Art. 3.— Las comunidades de los institutos de vida consagrada y de las Sociedades de vida apostólica, de derecho tanto pontificio como diocesano, que deseen celebrar la Santa Misa según la edición del Misal Romano promulgado en 1962 en la celebración conventual o comunitaria en sus oratorios propios, pueden hacerlo. Si una sola comunidad o un entero Instituto o Sociedad quiere llevar a cabo dichas celebraciones a menudo o habitualmente o permanentemente, la decisión compete a los Superiores mayores según las normas del derecho y según las reglas y los estatutos particulares.
Art 4.— A la celebración de la Santa Misa, a la que se refiere el artículo 2, también pueden ser admitidos -observadas las normas del derecho- los fieles que lo pidan voluntariamente.
Art. 5.— § 1. En las parroquias, donde hubiere continuamente un grupo de fieles adherentes a la precedente tradición litúrgica, el párroco acogerá de buen grado su petición de celebrar la Santa Misa según el rito del Misal Romano editado en 1962. Debe procurar que el bien de estos fieles se armonice con la atención pastoral ordinaria de la parroquia, bajo la guía del obispo como establece el can. 392 evitando la discordia y favoreciendo la unidad de toda la Iglesia.
§ 2. La celebración según el Misal del beato Juan XXIII puede tener lugar en día ferial; los domingos y las festividades puede haber también una celebración de ese tipo.
§ 3. El párroco permita también a los fieles y sacerdotes que lo soliciten la celebración en esta forma extraordinaria en circunstancias particulares, como matrimonios, exequias o celebraciones ocasionales, como por ejemplo las peregrinaciones.
§ 4. Los sacerdotes que utilicen el Misal del beato Juan XXIII deben ser idóneos y no tener ningún impedimento jurídico.
§ 5. En las iglesias que no son parroquiales ni conventuales, es competencia del Rector conceder la licencia más arriba citada.
Art. 6.— En las misas celebradas con el pueblo según el Misal del Beato Juan XXIII, las lecturas pueden ser proclamadas también en la lengua vernácula, usando ediciones reconocidas por la Sede Apostólica.
Art. 7.— Si un grupo de fieles laicos, como los citados en el art. 5, §1, no ha obtenido satisfacción a sus peticiones por parte del párroco, informe al obispo diocesano. Se invita vivamente al obispo a satisfacer su deseo. Si no puede proveer a esta celebración, el asunto se remita a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei.
Art. 8.— El obispo, que desea responder a estas peticiones de los fieles laicos, pero que por diferentes causas no puede hacerlo, puede indicarlo a la Comisión Ecclesia Dei para que le aconseje y le ayude.
Art. 9.— §1. El párroco, tras haber considerado todo atentamente, puede conceder la licencia para usar el ritual precedente en la administración de los sacramentos del Bautismo, del Matrimonio, de la Penitencia y de la Unción de Enfermos, si lo requiere el bien de las almas.
§ 2. A los ordinarios se concede la facultad de celebrar el sacramento de la Confirmación usando el precedente Pontifical Romano, siempre que lo requiera el bien de las almas.
§ 3. A los clérigos constituidos in sacris es lícito usar el Breviario Romano promulgado por el Beato Juan XXIII en 1962.
Art. 10.— El ordinario del lugar, si lo considera oportuno, puede erigir una parroquia personal según la norma del canon 518 para las celebraciones con la forma antigua del rito romano, o nombrar un capellán, observadas las normas del derecho.
Art. 11.— La Pontificia Comisión Ecclesia Dei, erigida por Juan Pablo II en 1988, sigue ejercitando su misión. Esta Comisión debe tener la forma, y cumplir las tareas y las normas que el Romano Pontífice quiera atribuirle.
Art. 12.— La misma Comisión, además de las facultades de las que ya goza, ejercitará la autoridad de la Santa Sede vigilando sobre la observancia y aplicación de estas disposiciones.
Todo cuanto hemos establecido con estas Cartas Apostólicas en forma de Motu Proprio, ordenamos que se considere establecido y decretado y que se observe desde el 14 de septiembre de este año, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, pese a lo que pueda haber en contrario.
Dado en Roma, en San Pedro, el 7 de julio de 2007, tercer año de mi Pontificado.

Benedicto PP. XVI


NOTAS
[1] Instrucción general del Misal Romano 3ª ed. 2002, n.937
[2] JUAN PABLO II, Carta apostólica Vicesimus quintus annus, 4 de dicembre de 1988, 3: AAS 81 (1989), 899
[3] Ibid. JUAN PABLO II, Carta apostólica Vicesimus quintus annus, 4 de dicembre de 1988, 3: AAS 81 (1989), 899
[4] S. PIO X, Carta apostólica Motu propio data, Abhinc duos annos, 23 de octubre de 1913: AAS 5 (1913), 449-450; cfr JUAN PABLO II, Carta apostólica Vicesimus quintus annus, n. 3: AAS 81 (1989), 899
[5] Cfr JUAN PABLO II, Carta apostólica Motu proprio data Ecclesia Dei, 2 de julio de 1988, 6: AAS 80 (1988), 1498

lunes, 21 de marzo de 2016

Oficios de Semana Santa en Sevilla

Por su interés, reproducimos el comunicado en el que la asociación hermana Una Voce Sevilla, anuncia los horarios de los oficios de Semana Santa en dicha ciudad:

Nos complace informar del programa de celebraciones litúrgicas de Semana Santa en Sevilla según el Rito Romano tradicional o gregoriano, que se celebrarán –D.m.- en el Oratorio de la Escuela de Cristo, sito en el marco incomparable del Barrio de Santa Cruz y a escasa distancia de los desfiles procesionales (callejón Carlos Alonso Chaparro s/n –a la altura del nº20 de la calle Ximénez de Enciso), serán:
–      MIÉRCOLES SANTO21,00 horas. Oficio de Tinieblas cantado en gregoriano. Dirige el Rvdo. P. Royce Gregerson. Diócesis de Fort Wayne- South Bend (EE.UU) .
–      JUEVES SANTO17,30 horas. Misa solemne en gregoriano ´In Coena Domini´ y Hora Santa ante el Monumento. (Oficia Rvdo. P. Andrew Bulso. Diócesis de Nashville (EE.UU) .
–      VIERNES SANTO17,30 horas. Oficios solemnes de la Pasión del Señor cantados en gregoriano. Oficia Rvdo. P. Andrew Mattingly. Diócesis de Kansas City – Saint Joseph (EE.UU).
–      SÁBADO SANTO22,00 horas. Vigilia Pascual y Misa solemne cantadas en gregoriano. Oficia Rvdo. P. Alex Kreidler. Diócesis de Kansas City – Saint Joseph (EE.UU).
–      DOMINGO RESURRECCIÓN10,30 horas. Misa solemne de Pascua cantada en gregoriano. Oficia Rvdo. P. Royce Gregerson. Diócesis de Fort Wayne- South Bend (EE.UU) .
Asimismo, serán asistentes en las celebraciones anteriores el Rvdo. P. Fadi Auro, de la Archidiócesis de Saint Louis y el Rvdo. P. Michael Henderschott, de la Diócesis de Knoxville (EE.UU). Los seis sacerdotes estadunidenses nombrados son jóvenes y pertenecen al Colegio Pontificio Norteamericano de Roma.

domingo, 13 de marzo de 2016

Misa en honor del glorioso patriarca S. José

El sábado 19 de marzo, Festividad de San José, Esposo de la Santísima Virgen María, se oficiará (D.m.) a las 12,30 horas la Santa Misa Tridentina en honor de este Glorioso Patriarca y Protector de la Santa Iglesia en el convento carmelitano de Santa Ana, sito en C./ Ángel de Saavedra, s/n.

La asociación «Una Voce Córdoba» invita a todos los fieles cordobeses a invocar en el día de su fiesta a este admirable custodio de Jesucristo y protector de su cuerpo místico.

SANCTE IOSEPH, PROTECTOR SANTÆ ECCLESIÆ, ORA PRO NOBIS

lunes, 29 de febrero de 2016

Crónica de la visita al Oasis de Jesús Sacerdote



Con mucho gusto reproducimos la crónica que la página de la asociación hermana Una Voce Sevilla ha publicado sobre la visita que dicha asociación, con la colaboración de Una Voce Córdoba, efectuó el día 20 de febrero al monasterio de S. José, del Oasis de Jesús Sacerdote. Puede leerse en: http://www.unavocesevilla.com/cronica-y-fotografias-misa-y-via-crucis-tradicional-monasterio-oasis-san-jose-de-villaviciosa-cordoba/


El pasado 20 de febrero, Sábado de Temporas, la Asociación Una Voce Sevilla, en colaboración con su homónima de Córdoba, organizó una visita al Monasterio tradicional de monjas de clausura, Oasis San José, que se encuentra en un bello paraje natural perteneciente a los términos municipales de Villaviciosa y Espiel (Córdoba), participando en su nueva y acogedora Capilla, junto a la comunidad de religiosas que lo componen, los asociados y simpatizantes de ambas asociaciones que se desplazaron al lugar, de una Misa según el rito Romano tradicional oficiada por el Capellán de dicha comunidad y solemnizada por el canto gregoriano de las religiosas. Al terminar la Misa, se celebró un Via Crucis rezado en latín por los alrededores del Monasterio, adecentado  de manera excelsa para la ocasión por las propias monjas. Concluyendo la visita con una foto de recuerdo ante el privilegiado paisaje del que goza el lugar.

La visita se llevó a cabo con motivo de cumplirse en el presente año las Bodas de Oro de la fundación en Barcelona por el Padre Muñoz del Oasis madre, el Instituto de Jesús Sacerdote; cuya gran celebración tendrá lugar en su sede el próximo 17 de abril, a las 11 de la mañana, con una Misa de Acción de Gracias celebrada por Monseñor Guido Pozzo, secretario de la Pontificia Ecclesia Dei; y al que quiso unirse  ya el pasado 18 de enero el Sr. Obispo de Córdoba, don Demetrio Fernández, al oficiar la Santa Misa tradicional en el Oasis San José, de la que dimos cumplida cuenta en nuestra web. 
Recordamos que este Instituto tiene como carisma la oración e inmolación de la vida de las hermanas por la santidad de los sacerdotes y es de muy reciente implantación en Córdoba, siendo la cordobesa su segunda fundación, habiendo experimentado el Instituto un considerable crecimiento de nuevas vocaciones, mayoritariamente jóvenes, e infraestructura de sus monasterios.
Desde aquí queremos mostrar nuestro más profundo agradecimiento a la Comunidad de monjas del Oasis de San José por su fraternal acogida en dicha visita, e invitamos a nuestros lectores y simpatizantes para que visiten y colaboren con esta obra fecunda de la Iglesia.

martes, 23 de febrero de 2016

Misa tradicional en Lucena


El próximo día 27 de febrero, sábado, a las 12 horas, nuevamente tendrá lugar, Dios mediante, la celebración de la Santa Misa tradicional en Lucena, en la ermita de Nuestra Señora de la Aurora (sita en calle Abad Serrano, 11).
La Misa será celebrada por el Rvdo. P. Fr. Joaquín Pacheco Galán, guardián del convento de Padres Franciscanos de Lucena.


martes, 16 de febrero de 2016

Visita al Oasis de Jesús Sacerdote. Misa tradicional cantada y Via Crucis



La asociación hermana Una Voce Sevilla, con la colaboración de Una Voce Córdoba, ha organizado una visita al monasterio de S. José, del Oasis de Jesús Sacerdote, sito en las inmediaciones de Villaviciosa de Córdoba. Esta visita, con motivo del cincuentenario de la fundación del Oasis, tendrá lugar, D.m., el día 20 de febrero, sábado.
El capellán del monasterio celebrará la Santa Misa tradicional cantada a las 12 horas, y a continuación se rezará el Via Crucis en las inmediaciones del monasterio.
A su conclusión nos reuniremos en una comida de hermandad, abierta a todos los asistentes que lo deseen, en un restaurante cercano.
Todos aquellos que quieran asistir pueden dirigirse a nuestro correo unavocecordoba@gmail.com si necesitan indicaciones sobre el modo de llegar al monasterio o si precisan medio de transporte. Igualmente, a efectos de una mejor organización, rogamos nos indiquen su asistencia a la comida.
Animamos a la participación a todos nuestros lectores y amigos.

martes, 19 de enero de 2016

El Sr. Obispo celebra Misa tradicional en el cincuentenario del Oasis de Jesús Sacerdote

El día 18 de enero de 2016, en el monasterio de S. José, cercano a la localidad de Villaviciosa de Córdoba, se ha conmemorado el cincuentenario de la fundación del Oasis de Jesús Sacerdote, instituto que tiene como rito propio la liturgia tradicional de la Santa Iglesia. Con tal motivo el Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Demetrio Fernández González, Obispo de Córdoba, celebró la Santa Misa tradicional.
Asistieron a la celebración cerca de una decena de sacerdotes y un nutrido grupo de fieles que llenaban completamente la pequeña capilla del monasterio. Entre los asistentes estuvieron presentes una representación de nuestra asociación Una Voce Córdoba, y de la asociación hermana Una Voce Sevilla.


En su homilía, el Sr. Obispo insistió en la importancia de que se vea con normalidad la celebración del Sacrificio Eucarístico en la forma extraordinaria del rito romano, y resaltó cómo esta forma litúrgica refleja con la mayor perfección el misterio que se celebra. Igualmente dio gracias a Dios por la fundación del monasterio del Oasis de Jesús Sacerdote en nuestra diócesis, agradeciendo igualmente a las hermanas del Oasis su vocación oblativa por los sacerdotes.




Tras la Santa Misa, el Sr. Obispo bendijo la nueva campana del monasterio, cuyos sones, a partir de ahora, llamarán a la alabanza divina en este hermoso paraje de la Sierra cordobesa.


Puede leerse otras crónicas del acto, en los siguientes enlaces:

De la página de la diócesis de Córdoba:
http://www.diocesisdecordoba.com/noticias/bodas-de-oro-del-oasis-de-jesus-sacerdote/

Del blog de la parroquia de S. Sebastián, de Espiel:
http://parroquiaespiel.blogspot.com.es/2016/01/monasterio-de-san-jose-del-oasis-de.html

domingo, 10 de enero de 2016

Bodas de Oro del Oasis de Jesús Sacerdote en Villaviciosa de Córdoba

La comunidad de religiosas del monasterio de S. José, cercano a la localidad de Villaviciosa de Córdoba, nos comunica que, con motivo de la conmemoración de las Bodas de Oro del Oasis de Jesús Sacerdote, el Excmo. y Rvdmo, Sr. D. Demetrio Fernández González, Obispo de Córdoba, celebrará la Santa Misa tradicional en dicho monasterio, D.m., el día 18 de enero de 2016, a las 11 de la mañana.
Como nuestros lectores saben, el Oasis de Jesús Sacerdote tiene, como rito propio, la liturgia tradicional de la Iglesia Católica.
Nuestra asociación se une a esta querida comunidad religiosa en su acción de gracias por todos los beneficios espirituales y materiales recibidos en estos cincuenta años. Y elevamos nuestra oraciones a la Reina del Oasis, a la que encomendamos a todas las religiosas del mismo.
Aquellos de nuestros lectores que quieran asistir a la celebración pueden dirigirse al correo de nuestra asociación unavocecordoba@gmail.com, para que les indiquemos la forma de llegar al monasterio y, en caso necesario, tratemos de proporcionarles medio de transporte.


Ilustramos esta entrada con la foto de una misa celebrada en la capilla provisional del monasterio de S. José por el P. Muñoz Iranzo, fundador del Oasis.

viernes, 1 de enero de 2016

Misa tradicional días 3 y 6 de enero

Nuestra Asociación Una Voce Córdoba anuncia la celebración de la Santa Misa tradicional en Córdoba los días 3 y 6 de enero. Ambas tendrán lugar a las 12'30 horas en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en calle Ángel de Saavedra de nuestra ciudad.
Por tanto, en este mes se celebrará no sólo la Misa del primer domingo, como es habitual, sino también la correspondiente a la gran solemnidad de la Epifanía del Señor.
Invitamos a todos los fieles cordobeses a la participación en estos actos.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Misa de Todos los Santos

Tal como anunciamos en nuestra anterior entrada, los pasados días 1 y 2 de noviembre tuvo lugar la celebración de la Santa Misa tradicional en nuestra ciudad.
En ambas ocasiones el celebrante fue Mons. Mark Withoos, sacerdote australiano, con residencia en Roma, que ha visitado Córdoba en esos días, al que agradecemos muy sinceramente su disponibilidad para atendernos.
Publicamos algunas fotografías correspondientes a la Santa Misa del día de Todos los Santos.





lunes, 26 de octubre de 2015

Misa tradicional en Córdoba días 1 y 2 de noviembre


Con gran alegría anunciamos la celebración de la Santa Misa tradicional en Córdoba en los próximos días 1 y 2 de noviembre, en que la Iglesia Católica celebra, respectivamente, la gran Solemnidad de Todos los Santos y la Conmemoración de los fieles difuntos.
Tanto el domingo día 1, como el lunes día 2, la Santa Misa tendrá lugar (D.m.) a las 12’30 horas, en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en calle Ángel de Saavedra.
El celebrante será Mons. Mark Withoos, sacerdote australiano, con residencia en Roma, que se encuentra de visita en Córdoba
Por primera vez desde la constitución de nuestra asociación podremos asistir en nuestra ciudad a la Misa tradicional en dos días tan arraigados en la piedad popular.
Rogamos y agradecemos la asistencia.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Misa tradicional en Córdoba día 18 de septiembre

El viernes 18 de septiembre, a las 12’30 horas se celebrará, D.m., la Santa Misa tradicional, en Córdoba, en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en calle Ángel de Saavedra.
Esta celebración tiene lugar con ocasión de la peregrinación que, organizada por la Fraternidad de San Pedro, realizará a nuestra ciudad, y a otros lugares de España, un grupo de fieles norteamericanos, con motivo del 500 aniversario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús.
El sacerdote oficiante será el Rvdo. P. James Fryar, F.S.S.P., adscrito a la archidiócesis de Los Ángeles – California (EE.UU), que los acompaña.
Por segunda vez en este verano, nuestra asociación tiene el honor de acoger una peregrinación de fieles tradicionales en nuestra ciudad.
Rogamos y agradecemos la asistencia.