jueves, 12 de julio de 2018

Crónica y fotografías de la Misa cantada en Lucena el 7 de julio de 2018


En el undécimo aniversario de la promulgación del motu proprio Summorum Pontificum, de S.S. el Papa Benedicto XVI, el pasado día 7 de julio, sábado, a las 12 del mediodía, se celebró la Santa Misa tradicional cantada en el Santuario de María Santísima de Araceli, patrona de Lucena, situado en el corazón de Andalucía.
La Santa Misa fue celebrada por el Rvdo. P. Fr. Joaquín Pacheco Galán, Guardián del convento de PP. Franciscanos de Lucena, y asistieron en coro Monseñor D. Alberto José González Chaves, Delegado Diocesano para la Vida Consagrada, y el Rvdo. Sr. D. Jaime Porras Arrebola, párroco de Iznájar.
Se celebró como votiva la misa propia de la Stma. Virgen de Araceli, aprobada por la Sagrada Congregación de Ritos en 1851, y se concluyó con el canto de la Salve y el himno de la misma Virgen de Araceli.
A continuación, los asistentes pudieron visitar el camarín que guarda la bellísima imagen de la Patrona de Lucena.
Posteriormente los presentes compartieron un almuerzo, a la conclusión del cual hicieron entrega de un pequeño recuerdo como muestra de agradecimiento a Fr. Joaquín Pacheco, que desde hace años viene colaborando generosamente con nuestra asociación, y que ha sido trasladado recientemente al monasterio de Guadalupe.
Un año más, queremos expresar nuestra gratitud a Fr. Joaquín Pacheco, a Mons. González Chaves, al ¨Rvdo. Sr. Porras Arrebola, a  los acólitos que sirvieron el altar, a los fieles devotos de la liturgia tradicional venidos hasta Lucena desde Córdoba y Sevilla. Nuestro agradecimiento igualmente al Sr. Rector del Santuario, a la Archicofradía de María Stma. de Araceli y al personal del Santuario, por las facilidades que en ellos hemos encontrado para la celebración de la Santa Misa tradicional.
Publicamos a continuación algunas fotografías de una jornada inolvidable.











domingo, 8 de julio de 2018

III Encuentro Summorum Pontificum Andalucía. Málaga, sábado 22 de septiembre

En el día en que se cumple el XI Aniversario de la promulgación del motu proprio Summorum Pontificum por S.S. Benedicto XVI, la COMISIÓN MISA TRADICIONAL DE ANDALUCÍA se complace en anunciarles la celebración del III ENCUENTRO SUMMORUM PONTIFICUM ANDALUCÍA, previsto -D.m.- para el próximo sábado 22 de septiembre en la ciudad de Málaga (España), ejerciendo de anfitriones la Asociación Una Voce Málaga.

El acto culmen del Encuentro será la Santa Misa Tradicional (Misa Gregoriana o Forma Extraordinaria del Rito romano) que se oficiiará, en el Altar Mayor de la Santa Iglesia Basílica Catedral de Málaga, con la asistencia del Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Jesús Catalá Ibáñez, Obispo de Málaga, que atiende con ello, de manera generosa, la petición hecha por nuestra Comisión. Ante ello, manifestamos gustosos nuestro más  profundo agradecimiento por este gesto paternal y de acogida del Sr.Obispo de Málaga y del Cabildo Catedral para con este grupo de fieles católicos de Andalucía.

Asimismo, con gran alegría, informamos que, para la Conferencia que se organizará previamente y, para la celebración de la Santa Misa anunciada, contaremos con la presencia del Muy Ilustre Monseñor D. Nicola Bux, Consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Consultor de la Congregación para la Causa de los Santos y Consultor de la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice.

Animamos a todos los fieles y amantes de la liturgia tradicional, especialmente de la región andaluza, a difundir y participar de tan importantes actos.

En próximas publicaciones daremos más detalles sobre todos los actos y la celebración litúrgica de este III Encuentro Summorum Pontificum Andalucía. No obstante, pueden escribirnos a: misatradicionalandalucia@gmail.com y unavocemalaga.uvm@gmail.com

7 de julio de 2018
COMISIÓN MISA TRADICIONAL ANDALUCÍA


lunes, 2 de julio de 2018

Misa tradicional cantada en Lucena 7-7-2018. Aniversario de Summorum Pontificum

En acción de gracias en el aniversario de la promulgación del motu proprio Summorum Pontificum, el sábado, día 7 de julio, a las 12 del mediodía, se celebrará, D.m., la Santa Misa tradicional cantada en el santuario de la Virgen de Araceli, en Lucena.
La Misa será celebrada por el Rvdo. P. Fr. Joaquín Pacheco Galán, guardián del convento de Padres Franciscanos de Lucena.
Se celebrará misa votiva de la Stma. Virgen de Araceli, patrona de Lucena, cuya misa propia fue aprobada por Decreto de la Sagrada Congregación de Ritos de 18 de julio de 1851.
El motu proprio Summorum Pontificum fue promulgado por S.S. el Papa Benedicto XVI el 7 de julio del año 2007, con la finalidad de normalizar y dar mayor libertad a la celebración de la liturgia tradicional de la Iglesia, o forma extraordinaria del rito romano.
Nuestra asociación quiere conmemorar el aniversario de este trascendental documento pontificio en la mejor forma posible, mediante la celebración de la Santa Misa tradicional ante las plantas benditas de la Stma. Virgen de Araceli, en su bellísimo santuario, situado en el centro de Andalucía.
Invitamos especialmente a todos los fieles devotos de la liturgia tradicional, en la seguridad de que querrán sumarse a nosotros en esta acción de gracias a Dios nuestro Señor, mediante el ofrecimiento del Santo Sacrificio del Altar.
Leva in circuitu oculos tuos, et vide; omnes isti congregati sunt, venerunt tibi.


domingo, 1 de julio de 2018

Solemnidad de S. Pedro y S. Pablo en Aguilar de la Frontera

Tal como anunciamos oportunamente, el pasado día 29 de junio, viernes, festividad de S. Pedro y S. Pablo, se celebró la Santa Misa tradicional en Aguilar de la Frontera, en la iglesia del convento de MM. Carmelitas Descalzas, joya del barroco cordobés.
La Santa Misa fue celebrada por el Rvdo. Sr. D. Javier Algar Ruiz, párroco de Ntra. Sra. de la Asunción de Montilla.
Queremos expresar nuestro agradecimiento al sacerdote celebrante, a la comunidad de MM. Carmelitas Descalzas de Aguilar por su generosa acogida, y a todos los asistentes, que quisieron compartir con nosotros un momento tan importante y significativo, pues creemos que ha sido la primera ocasión en que se ha celebrado la Misa tradicional en Aguilar de la Frontera, desde la reforma litúrgica.
A continuación publicamos algunas fotografías de un acto inolvidable, realizadas por nuestro amigo D. Antonio Varo Pineda.

 






miércoles, 27 de junio de 2018

Misa tradicional en Aguilar 29-6-2018

En la festividad de S. Pedro y S. Pablo, el próximo día 29 de junio, viernes, a las 18'30 horas, tendrá lugar, Dios mediante, la celebración de la Santa Misa tradicional en Aguilar de la Frontera, en la iglesia de las MM. Carmelitas Descalzas (sita en calle Moralejo, 41).
Creemos que es la primera vez, desde la reforma litúrgica, en que se celebra la Misa tradicional en Aguilar de la Frontera.
Constitues eos principes super omnem terram: memores erunt nominis tui, Domine.

lunes, 11 de junio de 2018

Audiencia del Sr. Obispo

En la mañana del día 7 de junio, el Sr. Obispo de Córdoba, D. Demetrio Fernández González, ha recibido a una representación de nuestra asociación Una Voce Córdoba. En la audiencia, el Sr. Obispo fue informado cumplidamente de todas las actividades que hemos desarrollado durante los últimos meses, y especialmente desde que, hace ya más de un año, se celebra la Santa Misa tradicional en nuestra ciudad todos los domingos y festivos. Igualmente le planteamos diversas cuestiones relativas al futuro de nuestra asociación y a la continuidad de nuestras celebraciones. El Sr. Obispo se interesó por diversos aspectos de los temas tratados, nos animó a perseverar con fidelidad en nuestro apostolado y terminó la audiencia impartiendo su bendición sobre los asistentes.


lunes, 4 de junio de 2018

Misa en honor del Sagrado Corazón de Jesús

Con motivo de la festividad del Sagrado Corazón de Jesús, el viernes 8 de junio a las 18,00 horas se oficiará (D.m.) la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en C./ Ángel de Saavedra, 7.
La asociación «Una Voce Córdoba» invita a todos los fieles cordobeses a asistir a la Santa Misa con espíritu de reparación al Corazón de nuestro Redentor.

domingo, 27 de mayo de 2018

Jueves del Corpus Christi: Santa Misa tradicional

Nuestra asociación Una Voce Córdoba anuncia que con motivo de la festividad del Santísimo Corpus Christi, el día 31 de mayo, juevesa las 7 de la tarde, se celebrará, Dios mediante, la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, (sita en calle Ángel de Saavedra, 7),
Recordamos que se celebra la Santa Misa tradicional todos los domingos en la misma iglesia de Sta. Ana, a las 12'30.
Cibavit eos ex ádipe fruménti, allelúja: et de petra, melle saturávit eos, allelúja, allelúja, allelúja.

sábado, 12 de mayo de 2018

Conferencia: ¿Qué es la Misa tradicional?

La Asociación Juvenil Gran Capitán organiza una conferencia que tendrá lugar el próximo día 2 de junio, sábado, a las 12:00, en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba. Estará a cargo de Mons. Alberto José González Chaves y lleva por título "¿Qué es la Misa tradicional?"
Creemos que tanto por el conferenciante como por el tema tratado, será un acto del mayor interés para cuantos amamos la liturgia tradicional de la Iglesia.

lunes, 7 de mayo de 2018

Jueves de la Ascensión: Misa tradicional

Con gran alegría anunciamos que el día 10 de mayo, jueves, en la gran solemnidad de la Ascensión del Señor, tendrá lugar, Dios mediante, la celebración de la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, (sita en calle Ángel de Saavedra), a las 7 de la tarde.
Recordamos que se celebra la Santa Misa tradicional todos los domingos en la misma iglesia de Sta. Ana, a las 12'30.
Ascendit Deus in jubilatione, et Dominus in voce tubæ. Alleluia.


miércoles, 28 de marzo de 2018

Cultos de Semana Santa

Informamos de las celebraciones de Semana Santa en la forma extraordinaria del rito romano:

En la ciudad de Córdoba se celebrará la Santa Misa del Domingo de Resurrección, 1 de abril, a las 12'30 horas, en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, en calle Ángel de Saavedra, 7.

En otros puntos de nuestra diócesis se celebrarán los siguientes cultos en Semana Santa:

OASIS DE JESÚS SACERDOTE, en Villaviciosa de Córdoba:
Jueves Santo: 17 h.
Viernes Santo: 16'30 h.
Sábado Santo: 22'00 h.
Domingo de Resurrección: Santa Misa cantada, a las 10'30 h.

El Vacar. Parroquia de S. Pío V:
Jueves Santo: 19'30 h.
Viernes Santo: Via Crucis a las 21'00 h.
Domingo de Resurrección: 13'00 h.

Fuera de nuestra diócesis:

SEVILLA
Oratorio de la Escuela de Cristo
Jueves Santo: 18 h.
Viernes Santo: 18 h.
Sábado Santo: 23 h.
Domingo de Resurrección: 10,30 h.

MADRID
Iglesia de Ntra. Sra. de la Paz
Jueves Santo: 17 h.
Viernes Santo: 13,30 h.
Sábado Santo: 22,30 h.
Domingo de Resurrección: 10,45 h. y 20 h.

TOLEDO
Iglesia del Salvador
Jueves Santo: 20 h. y 23 h. (Hora Santa)
Viernes Santo: 15 h. (Corona Divina Misericordia). 16 h. (Oficios)
Sábado Santo: 20,30 h.
Domingo de Resurrección: 10 h.

MÁLAGA
Parroquia de los Santos Mártires Ciriaco y Paula
Domingo de Resurrección: 18 h.




martes, 20 de marzo de 2018

Horario del Domingo de Ramos

El Domingo de Ramos, 25 de marzo, alteraremos el horario de la celebración de la liturgia tradicional en Córdoba. A las doce del mediodía comenzará la Bendición de los ramos, y a continuación se celebrará la Santa Misa. La celebración tendrá lugar en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, en calle Ángel de Saavedra de nuestra ciudad.
El cambio de la hora para este día se debe a que así nos lo ha pedido el sacerdote celebrante para poder atender también a otras obligaciones.
En los domingos sucesivos continuaremos con el horario habitual de las 12'30.
Rogamos disculpas por las molestias que esta modificación ocasional pueda causar.

miércoles, 14 de marzo de 2018

Misa en honor del glorioso patriarca S. José


El lunes 19 de marzo, Festividad de San José, Esposo de la Santísima Virgen María, se oficiará (D.m.) a las seis de la tarde la Santa Misa Tridentina en honor de este Glorioso Patriarca y Protector de la Santa Iglesia en el convento carmelitano de Santa Ana, sito en C/ Ángel de Saavedra, 7.

Se trata de fiesta de precepto y, por tanto, los fieles tienen la obligación de participar en la Santa Misa.

La asociación «Una Voce Córdoba» invita a todos los fieles cordobeses a invocar en el día de su fiesta a este admirable custodio de Jesucristo y protector de su cuerpo místico.

SANCTE IOSEPH, PROTECTOR SANTÆ ECCLESIÆ, ORA PRO NOBIS

Recordamos que, como todos los domingos, también se celebrará la Santa Misa tradicional el domingo 18 de marzo a las 12'30 horas en la misma iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas. Corresponde al Domingo de Pasión. 

domingo, 18 de febrero de 2018

Misa tradicional en Lucena 22-2-2018

En la fiesta de la Cátedra de S. Pedro, el próximo día 22 de febrero, jueves, a las 6 de la tarde, tendrá lugar, Dios mediante, la celebración de la Santa Misa tradicional en Lucena, en la ermita de Nuestra Señora de la Aurora (sita en calle Abad Serrano, 11).
Tu es Petrus, et super hanc petram aedificabo Ecclesiam meam. Et portae inferi non praevalebunt adversus eam.

domingo, 11 de febrero de 2018

Miércoles de ceniza en rito tradicional

Informamos de que el día 14 de febrero, Miércoles de ceniza, se oficiará –D.m.– la imposición de la ceniza y la Santa Misa según el rito romano tradicional o forma extraordinaria, a las 6 de la tarde, en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en calle Ángel de Saavedra, 7, de Córdoba. 
Se recuerda que hay obligación de guardar ayuno y abstinencia según la disciplina vigente.

Meménto homo, quia pulvis es, et in púlverem revérteris



martes, 23 de enero de 2018

Sermón de clausura de la peregrinación Summorum Pontificum a Roma con motivo del X aniversario del Motu Proprio de S.S. Benedicto XVI

por el padre Louis-Marie de Blignières. Fundador de la Fraternidad de San Vicente Ferrer.
Roma, Iglesia de la Santísima Trinidad de los Peregrinos, 17 de septiembre de 2017



El Concilio de Trento, para dar razón de las ceremonias del Santo Sacrificio de la Misa, recuerda que la naturaleza humana tiene necesidad de ayudas externas y signos visibles para elevarse a la contemplación de lo divino (1). De ello se puede extraer una definición de rito: «Rito es lo que hace  sensible   una verdad». El rito del sacrificio de la Misa pone al alcance de la naturaleza humana la verdad sobre Dios, sobre el hombre y sobre Cristo. En su forma latina tradicional vuelve tangibles con una eficacia insuperable estos   tres aspectos.

La verdad sobre Dios: Dios es trinitario
Quien asiste por primera vez a la Misa según el rito tradicional queda impactado por el ambiente de sacralidad: la arquitectura majestuosa, la disposición espacial con un lugar reservado a los ministros de culto y otro a los fieles, la orientación al celebrar, la actitud recogida y hierática del celebrante, sus vestiduras apropiadas a la ocasión, la lengua desascostumbrada en que se expresa, sus gestos de reverencia en dirección al tabernáculo y a los oblatos consagrados, en particular las numerosas genuflexiones, y por último, el silencio misterioso del canon. Todo conduce a salir del mundo profano y pasar a la presencia de Alguien que trasciende al mundo.
Ahora bien, si quien asiste a esta Misa se toma la molestia de seguir en un misal lo que dice el sacerdote, queda conmovido por un aspecto asombroso de la oración. En efecto, se implora con gran respeto a Aquel a quien todas las tradiciones de la humanidad llaman «Dios», pero se hace con la segura confianza de un niño que se dirige a su padre. La unción inimitable de las antiquísimas oraciones latinas nos pone en relación, no con un impasible gran arquitecto del universo, sino con una realidad misteriosa y fascinante: la Trinidad. ¡Se le habla a Ella como si fuera de la familia! Se le habla con una audacia inaudita, nos presentamos a Ella junto a toda una nube de santos personajes que gozan de mucho prestigio ante Ella. Sobre todo, no se deja de hablar de su Hijo, y cada vez que se evoca su nombre se inclina la cabeza.
Efectivamente, los ritos de la tradición latina ponen sin lugar a dudas de relieve que nos dirigimos a la Trinidad por medio de gestos expresivos y de palabras en las que confluyen  la adoración y el amor. Así se ve, por ejemplo, en el ofertorio de la Misa según el rito dominico: «Recibe, santa Trinidad, esta ofrenda que os hago en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, y concédenos que suba a vuestra presencia y os sea agradable, así como que  efectúe mi salvación eterna y la de todos los fieles».

La verdad sobre el hombre: el hombre está «perdido»
Casi enseguida, se manifiesta una segunda nota  para quien descubre el rito antiguo lo vuelve sensible a la verdad sobre el hombre. Esta verdad consiste en que, abandonado a sí mismo, el hombre está perdido. La búsqueda de sentido en una vida que muchas veces parece absurda, el escándalo del mal, y sobre todo el del sufrimiento de los inocentes, el sentimiento, como mínimo confuso, de culpabilidad personal: quien reflexione, en lugar de entretenerse experimenta eso… ¿Qué pasa con esa angustia existencial cuando se ve ve ante un rito rebosante  de la sabiduría de los siglos católicos? Tiene un nombre: el pecado. Tanto en las liturgias orientales como en las de Occidente, destaca algo sumamente conmovedor: el sacerdote, y con él todos los fieles que se unen al sacrificio, reconocen la verdad de su pequeñez.
Observad al celebrante en las oraciones preparatorias de la Misa romana: parece  que vacilase antes de subir al altar para reconocer de muchas maneras su indignidad: ¡con un salmo admirable, con una confesión de sus faltas, con versículos que parecen jaculatorias! Observad al sacerdote del rito dominico, cómo hace una profunda inclinación cada vez que reza el Confiteor, el suyo y el sus acólitos, ¡como si quisiera asumir también sobre él los pecados de ellos! Escuchad las oraciones del canon romano «de tal suerte puro de todo error, que nada se contiene en él que no sepa sobremanera a cierta santidad y piedad» (2), ese canon en el que varia veces el celebrante implora humildemente prosternado como un pecador que no puede apoyarse en sus propios méritos (Te igitur, Supplices te rogamus, Nobis quoque peccatoribus). ¡Escuchad las conmovedoras  oraciones del sacerdote antes de la comunión!
Una de las razones del prestigio que tienen los ritos antiguos en los convertidos –hablo por experiencia– es que asumen, con convincente clarividencia, esa parte de la verdad del hombre con excesiva frecuencia inadvertida: que es pecador y tiene necesidad de redención. Y estos ritos tienen el secreto de poner, con esperanza, a esta miseria  en contacto con  la misericordia.


La verdad sobre Cristo: su sacrificio, ofrecido por la Iglesia, reconcilia al hombre con Dios
El tono general de una celebración según un rito «de uso venerable y antiguo» (3), el acólito –¡cuántas veces no nos lo habrán dicho en confianza!–  siente «que pasa algo». En el centro del silencio sagrado del canon, los gestos que rodean la doble consagración ponen en cierta forma ante sus ojos el misterio de la fe. Pone de relieve en su misal que durante todo el canon el celebrante ha la señal de la cruz sobre los oblatos. Ve cómo los fieles reciben la Hostia consagrada de rodillas y en la boca y se quedan seguidamente rezando en silencio. Si pregunta al sacerdote después de la Misa, está en condiciones de aprender y entiende que, en esencia, la Misa es un sacrificio. Este sacrificio de alabanza a la Trinidad es un sacrificio propiciatorio «para [su]  salud eterna y la de todos los fieles».
Por otra parte, se da cuenta por los gestos del sacerdote y por la dirección en que oficia de que todo se centra, no en el propio sacerdote, sino en Cristo, en la presencia de Cristo en el tabernáculo y en los oblatos consagrados. Ve cómo el celebrante mantiene los dedos juntos después de haber tocado el Cuerpo de Cristo, y la amorosa precaución con que recoge en el corporal todas las partículas consagradas. Por un lado, se acentúa mucho la necesidad de la salvación; por otro, las palabras y los gestos nos ponen sensiblemente en contacto con la renovación mística e incruenta de un sacrificio. Así, en el rito dominico, después de la consagración el celebrante extienda al máximo los brazos, como Cristo en la Cruz. En el rito de la paz, besa primeramente el cáliz que contiene la preciosa Sangre de Cristo y sobre el que sostiene su Cuerpo inmaculado, para indicar claramente que la paz que transmite a los ministros procede del sacrificio de Cristo.
Los ritos antiguos se presentan a la naturaleza del hombre bajo el aspecto en que traducen la mediación histórica de la Iglesia. El canon romano en particular «consta él, en efecto, ora de las palabras mismas del Señor, ora de tradiciones de los Apóstoles, y también de piadosas instituciones de santos pontífices» (4). Es un consuelo de docilidad filial  para un sacerdote de rito latino saber que reza utilizando el mismo canon que San Gregorio Magno. Le brinda una gran certeza doctrinal y una alegría inmensa invisibilizarse en los ritos utilizados a lo largo de los siglos por tantísimos santos, y vivir ceremonias que han santificado a generaciones de fieles. Es sumamente conmovedor, por ejemplo, para un dominico, saber que los gestos y palabras que emplea al celebrar la Santa Misa hicieron llorar a nuestro padre Santo Domingo y al doctor eucarístico Santo Tomás de Aquino.


Conclusión
Efectivamente, el rito sensibiliza para captar la verdad, el rito latino tradicional pone magníficamente de relieve la verdad sobre Dios, sobre el hombre y sobre el sacrificio de Cristo. Ahora bien, ¿qués es la verdad que se hace sensible, sino la belleza? Demos gracias a Dios por poder «rezar en la belleza». Y demos gracias a la Iglesia por haber rendido, después de un largo periodo de confusión e injusticias, «el respeto debido» (5) a este rito que ha conducido de modo suave y firme, y habrá de conducir aún, sin duda hasta la Parusía, a tantos hombres al misterio insondable del sacrificio de Cristo.

Traducido por J.E.F. para Una Voce Sevilla. Original en francés en: https://www.chemere.org/formation/2017/9/30/sermon-de-clture-du-plerinage-summorum-pontificum
——-
(1) Concilio de Trento, Sesión XXII (17 de septiembre de 1562), Decreto sobre el Sacrificio de la Misa: «Cristo quiso dejar a la Iglesia, su esposa amada, un sacrificio visible (como lo reclama la naturaleza humana) […] donde se representara el sacrificio sangriento que iba a realizarse una única vez en la cruz, cuya memoria se perpetuara hasta el fin de los siglos (1 Co 11,23) y cuya virtud saludable se aplicara a la remisión de los pecados que cometemos cada día (Concilio de Trento: DS 1740, citado en el Catecismo de la Iglesia Católica, nº 1366). «Y como la naturaleza humana es tal que sin los apoyos externos no puede fácilmente levantarse a la meditación de las cosas divinas, por eso la piadosa Madre Iglesia instituyó determinados ritos, como por ejemplo, que unos pasos se pronuncien en la Misa en voz baja y otros en voz algo más elevada; e igualmente empleó ceremonias, como misteriosas bendiciones, luces, inciensos, vestiduras y muchas otras cosas a este tenor, tomadas de la disciplina y tradición apostólica, con el fin de encarecer la majestad de tan grande sacrificio y excitar las mentes de los fieles, por estos signos visibles de religión y piedad, a la contemplación de las altísimas realidades que en este sacrificio están ocultas» (DS, n° 943).
(2) Concilio de Trento, ibid., DS, n° 942.
(3) Benedicto XVI, Motu proprio Summorum Pontificum, 7 de julio de 2007, artículo 1.
(4) Concilio de Trento, ibid., DS, n° 942.
(5) Benedicto XVI, Motu proprio Summorum Pontificum, 7 de julio de 2007, artículo 1.


miércoles, 10 de enero de 2018

Misa celebrada en Lucena el 30 de diciembre

El pasado día 30 de diciembre, sábado, se celebró la Santa Misa tradicional cantada en Lucena, en la ermita de Ntra. Sra. de la Aurora, que se encontraba llena de fieles tanto lucentinos como venidos desde otros muchos puntos de Andalucía.
El Santo Sacrificio fue celebrado por el Rvdo. P. Fr. Joaquín Pacheco Galán, O.F.M., al que queremos expresar nuestro agradecimiento por su constante disponibilidad para nuestra asociación. Igualmente manifestamos nuestra gratitud al párroco de la feligresía y a la Hermandad de la Stma. Virgen de la Aurora, a la que pertenece el templo, así como a los acólitos, al organista y a la schola que tanto contribuyeron a la solemnidad de la liturgia.
A continuación publicamos algunas fotografías de un acto inolvidable, con el que nuestra asociación cerró el año 2017, dando gracias a Dios, por medio de Su Santísima Madre, por todos los beneficios con que nos ha bendecido a lo largo del año.










lunes, 1 de enero de 2018

Misas días 6 y 7 de enero


Los próximos días 6 y 7 de enero, se celebrará, Dios mediante, la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, en el siguiente horario:
Sábado día 6 de enero, a las 11'30 de la mañana, misa de la Epifanía del Señor.
Domingo día 7 de eneroen el horario habitual, es decir, a las 12'30 horas, misa del Domingo de la Sagrada Familia.


viernes, 29 de diciembre de 2017

Misas días 31 de diciembre y 1 de enero

Los próximos días 31 de diciembre y 1 de enero, se celebrará, Dios mediante, la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, en el siguiente horario:
Domingo día 31 de diciembre, en el horario habitual, es decir, a las 12'30 horas, misa del Domingo en la infraoctava de la Navidad.
Lunes día 1 de enero, a las 11 de la mañana, misa de la octava de la Navidad.

Asimismo recordamos que el día 30 de diciembre, sábado, a las 12'30 horas, tendrá lugar, Dios mediante, la celebración de la Santa Misa tradicional cantada en Lucena, en la ermita de Nuestra Señora de la Aurora (sita en calle Abad Serrano, 11).


Domingo de Gaudete en Córdoba

Publicamos algunas fotografías de la Santa Misa tradicional celebrada en Córdoba el pasado 17 de diciembre, Domingo de Gaudete.
El celebrante fue Monseñor Alberto José González Chaves.
La Santa Misa tuvo lugar en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, que con tanta generosidad nos acogen cada domingo y festivo.
Las fotografías fueron realizadas por nuestro amigo D. Antonio Varo Pineda.