martes, 10 de septiembre de 2019

IV Encuentro Summorum Pontificum Andalucía



El próximo día 5 de octubre, sábado, D.m., se celebrará en Almonte (Huelva) el IV Encuentro Summorum Pontificum Andalucía.
El programa del Encuentro se centra en dos actos principales:

- A las 12:30 horas, en el salón de actos de la Hermandad Matriz de Almonte, conferencia sobre "Las antífonas de la Virgen de la liturgia tradicional". Por Fr. Xavier Catalá Sellés O.P.

- A las 18:00 horas, Santa Misa solemne, en la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción, de Almonte, ante la venerada imagen de la Stma. Virgen del Rocío. La Santa Misa será celebrada por el Rvdo. P. Arnaud Evrat, Asistente del Superior General de la Fraternidad de San Pedro.

Paulatinamente se irá dando mayor información sobre este IV Encuentro, que se podrá consultar en el blog oficial y facebook de la Comisión Misa Tradicional Andalucía (www.misatradicionalandalucia.com y https://www.facebook.com/misatradicionalandalucia/).

El IV Encuentro Summorum Pontificum Andalucía se celebra este año en Almonte con ocasión del Año jubilar conmemorativo del centenario de la coronación canónica de la Virgen del Rocío, ante la venerada imagen que se encuentra en la parroquia de Almonte.

Este Encuentro hará posible, por cuarto año consecutivo, el acercamiento entre los distintos fieles de la Misa tradicional de Andalucía y España, facilitando la difusión de la liturgia tradicional para mayor gloria de Dios y bien de la Santa Iglesia y de las almas.

Animamos, por ello, a todos nuestros asociados y amigos a asistir a este Encuentro, en la certeza de que con ello contribuyen al desarrollo de la liturgia tradicional en la Iglesia y especialmente en las diócesis de Andalucía y en toda España. Rogamos comuniquen la asistencia y especialmente es indispensable la reserva para la comida en nuestra dirección: unavocecordoba@gmail.com

domingo, 18 de agosto de 2019

Jóvenes de nuestra asociación visitan Guadalupe

Un grupo de jóvenes de Una Voce Córdoba peregrinaron el pasado día 3 de agosto al monasterio de Santa María de Guadalupe, en la cacereña sierra de las Villuercas. Allí fueron recibidos y atendidos por el franciscano Fr. Joaquín Pacheco Galán, que actualmente está destinado en el mismo monasterio, y que anteriormente residió en nuestra diócesis, donde fue uno de los sacerdotes encargados por el Sr. Obispo para la celebración de la liturgia tradicional. Los jóvenes de nuestra asociación tuvieron la oportunidad de visitar la magnífica basílica, el impresionante monasterio con los tesoros que guarda y, sobre todo, postrarse ante la venerada imagen de la Reina de la Hispanidad. Fr. Joaquín Pacheco celebró para ellos la santa misa tradicional en la cripta situada bajo el camarín de la Santísima Virgen. Publicamos algunas imágenes de la Santa Misa.

Sancta María de Guadalupe, gratia plena, Mater Dei, Hispaniarum Regina, ora pro nobis peccatoribus.




lunes, 12 de agosto de 2019

15 de agosto: Misa de la Asunción

Recordamos que en la solemnidad de la Asunción de la Stma. Virgen María a los cielos, el jueves 15 de agosto a las 12,30 horas se oficiará (D.m.) la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en C./ Ángel de Saavedra, s/n.
Recordamos igualmente que se celebra la Santa Misa tradicional todos los domingos a las 12,30 horas en la misma iglesia de Santa Ana.
Rogamos la asistencia de todos nuestros asociados y amigos.

Assumpta est Maria in coelum: gaudet exercitus Angelorum. Alleluia.



sábado, 3 de agosto de 2019

Tabor 2019. Convivencia de jóvenes en Portugal

En los últimos días del mes de julio, varios miembros del grupo joven de Una Voce Córdoba, han participado en una convivencia de formación tradicional que ha tenido lugar en Portugal, junto a un nutrido grupo de jóvenes portugueses. Con mucho gusto publicamos la crónica escrita por uno de los participantes.

Tabor 2019, por un español.

No pasamos estos días en otro país, sino en otro mundo. Uno atemporal en que la belleza brilla fervientemente por su presencia. No hablo de haber vuelto circunstancialmente al pasado, ni siquiera al futuro; es un presente fresco y sano bajo el sol más limpio que jamás ha visto julio.
Aquí no hay maldad y casi parece que tampoco se la ha conocido. La Fe general desborda el alma que llegó aquí creyéndose algo y ahora tiembla de vergüenza ante el ejemplo de todo lo que aún debe alcanzar. Ellas, con dieciséis años incluso, sonríen, rezan y hablan desde una inocencia incorruptible que las hace libres; inocencia ante todo lo que es mejor no saber pero rebosantes de conocimiento absoluto hacia lo que esta humanidad parece haber olvidado. Llevan en la mirada a la Santísima Virgen María y, por eso, el miedo les teme. Ellos, incluyendo a los más jóvenes, son ya hombres de cabeza y corazón; con manos prestas al trabajo e ilusión por un combate diario que sabe hacerse realidad en la paz de la oración.
¡Y hay silencio! Música, risas, conversación o silencio… pero nunca ruido. Armonía en el cumplimiento de los deberes, amor inconfundible en cada gesto, entrega a un ideal infinito y renuncia; pero, sobre todo, hay felicidad, de esa que nuestra generación busca continuamente en libros de autoayuda, psicólogos sacacuartos y pedagogía de «youtuber». De esa, repito, que tantos buscan pero nadie encuentra porque no está ahí. La búsqueda de la felicidad no lleva a nada, es la búsqueda de Dios la que, «per se», garantiza tan preciado tesoro.
Después de vivir esto, el Señor nos ha ordenado, a modo de paternal y dulce toque, que espabilemos ante la somnolencia del letargo veraniego; que no sólo es falso afirmar el repetitivo «ya todo está perdido» sino que, además, sería hacerle el juego al mal. Jesucristo nos ha dejado clara la promesa que hizo al padre Bernardo de Hoyos, S. J., el 14 de mayo de 1733, mostrándole su Corazón y diciéndole: «Reinaré en España con más veneración que en otras muchas partes» y a la santa madre Maravillas de Jesús con «España se salvará por la oración». ¡Todo está ganado! Cuando quepa alguna duda, debemos recordar a Nuestra Madre, llevando al Triunfador sobre el mal en su inmaculado seno, pisando con contundencia y templanza la cabeza de la serpiente a pesar de que esta, con afilados colmillos, repulsivas fauces abiertas y lengua extendida, la amenaza insistentemente.
Nuestra misión no trata ya de «mantenerse en pie sobre un mundo en ruinas», como diría Giulio Cesare Andrea Evola, sino de construir uno nuevo con la fuerza de la Oración y la coherencia rebeldemente joven de actuar en consecuencia. Un mundo de patrias libres, vida, justicia, familia, amor y Verdad. ¡Manos a la obra! «¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?» (Romanos 8:31).
Juan Manuel Fernández Ibáñez








miércoles, 31 de julio de 2019

Misa tradicional en Córdoba en el mes de agosto

Informamos de que en el mes de agosto, la Santa Misa tradicional se celebrará con normalidad en Córdoba. Por consiguiente, habrá Misa tradicional todos los domingos de dicho mes, es decir, los días 4, 11, 18 y 25 de agosto, a las 12'30 horas en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en calle Ángel de Saavedra, 7.
Igualmente se celebrará la Santa Misa de la Asunción de la Stma. Virgen, el jueves día 15 de agosto, también a las 12'30 horas.
Queremos expresar nuestro especial agradecimiento a los sacerdotes que, en este mes estival, van a permitir que podamos mantener sin interrupción la celebración habitual de la Santa Misa tradicional.

domingo, 21 de julio de 2019

Misa tradicional en el día de Santiago

Con motivo de la festividad del Apóstol Santiago, Patrón de España, el jueves 25 de julio a las 19,30 horas se oficiará (D.m.) la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en C./ Ángel de Saavedra, s/n.
Invitamos a todos los fieles cordobeses a participar en la Santa Misa para pedir la intercesión del Santo Apóstol a cuyo patrocino está encomendada España.
O sidus refulgens Hispaniae, sancte Jacobe Apostole, intercede pro nobis ad Dominum.


 

martes, 9 de julio de 2019

Aniversario de Summorum Pontificum. Crónica y fotografías de la Santa Misa en el Santuario de la Virgen de Araceli

Como viene siendo ya costumbre desde hace varios años, coincidiendo aproximadamente con el aniversario de la promulgación del motu proprio Summorum Pontificum, de S.S. el Papa Benedicto XVI, y en acción de gracias, se celebró la Santa Misa tradicional cantada en el Santuario de María Santísima de Araceli, patrona de Lucena, el sábado día 6 de julio, a las 12 del mediodía.
Celebró el Santo Sacrificio el Rvdo. P. Fr. Joaquín Pacheco Galán, O.F.M., al que queremos manifestar muy especialmente nuestro agradecimiento. 
Se celebró como votiva la misa propia de la Stma. Virgen de Araceli, aprobada por la Sagrada Congregación de Ritos en 1851. Fue interpretada la misa de angelis y el propio del día en gregoriano, y se concluyó con el canto de la Salve y el himno que, con ocasión de la coronación canónica de la Virgen de Araceli, compusieron Pemán y Aramburu.
A continuación, los asistentes pudieron visitar el hermoso camarín de la Stma. Virgen de Araceli, en el que rezaron el angelus.
Entre los asistentes se contaban diversos fieles adherentes a la liturgia tradicional desplazados hasta Lucena desde Córdoba y Sevilla.
Como cada año, expresamos nuestro agradecimiento al Sr. Rector del Santuario, a la Archicofradía de María Stma. de Araceli y al personal del Santuario, por las facilidades que siempre nos brindan para la celebración de la Santa Misa tradicional.
Publicamos a continuación algunas fotografías de este entrañable acto.








domingo, 7 de julio de 2019

CARTA APOSTÓLICA
EN FORMA DE MOTU PROPRIO
SUMMORUM PONTIFICUM
DEL SUMO PONTÍFICE
BENEDICTO XVI

Los sumos pontífices se han preocupado constantemente hasta nuestros días de que la Iglesia de Cristo ofreciese a la Divina Majestad un culto digno de «alabanza y gloria de su nombre» y «para el bien de toda su Santa Iglesia».

Desde tiempo inmemorial, y también para el futuro, es necesario mantener el principio según el cual, «cada Iglesia particular debe concordar con la Iglesia Universal, no sólo en cuanto a la doctrina de la fe y los signos sacramentales sino también en cuanto a los usos universales aceptados por la tradición apostólica y continua. Éstos han de observarse no sólo para evitar errores, sino también para transmitir la integridad de la fe y para que la ley de la oración de la Iglesia se corresponda a su ley de la fe.[1]

Entre los pontífices que tuvieron esa preocupación resalta el nombre de San Gregorio Magno, que hizo todo lo posible para que se transmitiera a los nuevos pueblos de Europa tanto la fe católica como los tesoros del culto y de la cultura acumulados por los romanos en los siglos precedentes. Ordenó que fuera definida y conservada la forma de la Sagrada Liturgia relativa tanto al Sacrificio de la Misa como al Oficio Divino, en el modo en que se celebraba en la Urbe. Promovió con la máxima atención la difusión de los monjes y monjas que, actuando según la regla de San Benito, siempre junto al anuncio del Evangelio, ejemplificaron con su vida la saludable máxima de la Regla: «Nada se anteponga a la obra de Dios» (cap. 43). De esa forma, la Sagrada Liturgia, celebrada según el uso romano, no solamente enriqueció la fe y la piedad, sino también la cultura de muchas poblaciones. Consta efectivamente que la liturgia latina de la Iglesia en sus varias formas, en todos los siglos de la era cristiana, ha impulsado en la vida espiritual a numerosos santos y ha reforzado a tantos pueblos en la virtud de la religión y ha fecundado su piedad.

En el transcurso de los siglos, muchos otros pontífices romanos han mostrado una particular solicitud para que la Sagrada Liturgia manifestara de la forma más eficaz esta tarea. Entre ellos destaca san Pío V, que animado por gran celo pastoral tras la exhortación de Concilio de Trento, renovó todo el culto de la Iglesia, revisó la edición de los libros litúrgicos enmendados y, «renovados según la norma de los Padres», los puso en uso en la Iglesia Latina.

Entre los libros litúrgicos del rito romano, resalta el Misal Romano, que tuvo su desarrollo en la ciudad de Roma, y que, poco a poco, con el transcurso de los siglos, tomó formas que tienen gran semejanza con las vigentes en tiempos más recientes.

«Este mismo objetivo fue perseguido por los Romanos Pontífices a lo largo de los siglos siguientes, asegurando la puesta al día, definiendo los ritos y los libros litúrgicos, y emprendiendo, desde el comienzo de este siglo, una reforma más general». [2] Así actuaron nuestros predecesores Clemente VIII, Urbano VIII, san Pío X, [3] Benedicto XV, Pío XII y el beato Juan XXIII.

En tiempos recientes, el Concilio Vaticano II expresó el deseo de que la debida y respetuosa reverencia respecto al culto divino se renovase de nuevo y se adaptase a las necesidades de nuestra época. Movido por este deseo, nuestro predecesor, el Sumo Pontífice Pablo VI, aprobó en 1970 para la Iglesia latina los libros litúrgicos reformados, y en parte renovados. Éstos, traducidos a las diversas lenguas del mundo, fueron acogidos de buen grado por los obispos, sacerdotes y fieles. Juan Pablo II revisó la tercera edición típica del Misal Romano. Así, los Romanos Pontífices se han ocupado de que «esta especie de edificio litúrgico (...) apareciese nuevamente esplendoroso por dignidad y armonía». [4]

En algunas regiones, sin embargo, no pocos fieles adhirieron y siguen adhiriéndose con mucho amor y afecto a las anteriores formas litúrgicas, que habían impregnado su cultura y su espíritu de manera tan profunda, que el Sumo Pontífice Juan Pablo II, movido por la preocupación pastoral respecto a estos fieles, en el año 1984, con el indulto especial «Quattuor abhinc annos», emitido por la Congregación para el Culto Divino, concedió la facultad de usar el Misal Romano editado por el beato Juan XXIII en el año 1962; más tarde, en el año 1988, con la Carta Apostólica «Ecclesia Dei», dada en forma de Motu Proprio, Juan Pablo II exhortó a los obispos a utilizar amplia y generosamente esta facultad en favor de todos los fieles que lo solicitasen.

Después de la consideración por parte de nuestro predecesor Juan Pablo II de las insistentes peticiones de estos fieles, tras haber escuchado a los Padres Cardenales en el consistorio del 22 de marzo de 2006, y haber reflexionado profundamente sobre cada uno de los aspectos de la cuestión, invocando al Espíritu Santo y contando con la ayuda de Dios, con las presente Carta Apostólica establecemos lo siguiente:

Art. 1.- El Misal Romano promulgado por Pablo VI es la expresión ordinaria de la «Lex orandi» («Ley de la oración»), de la Iglesia católica de rito latino. No obstante, el Misal Romano promulgado por san Pío V, y nuevamente por el beato Juan XXIII, debe considerarse como expresión extraordinaria de la misma «Lex orandi» y gozar del respeto debido por su uso venerable y antiguo. Estas dos expresiones de la «Lex orandi» de la Iglesia en modo alguno inducen a una división de la «Lex credendi» («Ley de la fe») de la Iglesia; en efecto, son dos usos del único rito romano.
Por eso es lícito celebrar el Sacrificio de la Misa según la edición típica delMisal Romano promulgado por el beato Juan XXIII en 1962, que nuunca se ha abrogado, como forma extraordinaria de la Liturgia de la Iglesia. Las condiciones para el uso de este misal establecidas en los documentos anteriores «Quattuor abhinc annis» y «Ecclesia Dei», se sustituirán como se establece a continuación:

Art. 2.- En las Misas celebradas sin el pueblo, todo sacerdote católico de rito latino, tanto secular como religioso, puede utilizar tanto el Misal Romano editado por el beato Papa Juan XXIII en 1962 como el Misal Romano promulgado por el Papa Pablo VI en 1970, en cualquier día, exceptuado el Triduo Sacro. Para dicha celebración, siguiendo uno u otro misal, el sacerdote no necesita permiso alguno, ni de la Sede Apostólica ni de su Ordinario.

Art. 3.- Las comunidades de los Institutos de vida consagrada y de las Sociedades de vida apostólica, tanto de derecho pontificio como diocesano, que deseen celebrar la Santa Misa según la edición del Misal Romano promulgado en 1962 en la celebración conventual o «comunitaria» en sus oratorios propios, pueden hacerlo. Si una sola comunidad o un entero Instituto o Sociedad quiere llevar a cabo dichas celebraciones a menudo o habitualmente o permanentemente, la decisión compete a los Superiores mayores según las normas del derecho y según las reglas y los estatutos particulares.

Art 4.- A la celebración de la Santa Misa, a la que se refiere el artículo 2, también pueden ser admitidos —observadas las normas del derecho— los fieles que lo pidan voluntariamente.

Art.5. § 1. En las parroquias donde haya un grupo estable de fieles adherentes a la precedente tradición litúrgica, el párroco acogerá de buen grado su petición de celebrar la Santa Misa según el rito del Misal Romano editado en 1962. Debe procurar que el bien de estos fieles se armonice con la atención pastoral ordinaria de la parroquia, bajo la guía del obispo como establece el can. 392, evitando la discordia y favoreciendo la unidad de toda la Iglesia.

§ 2. La celebración según el Misal del beato Juan XXIII puede tener lugar en día ferial; los domingos y las festividades puede haber también una celebración de ese tipo.

§ 3. El párroco permita también a los fieles y sacerdotes que lo soliciten la celebración en esta forma extraordinaria en circunstancias particulares, como matrimonios, exequias o celebraciones ocasionales, como por ejemplo las peregrinaciones.

§ 4. Los sacerdotes que utilicen el Misal del beato Juan XXIII deben ser idóneos y no tener ningún impedimento jurídico.

§ 5. En las iglesias que no son parroquiales ni conventuales, es compe­tencia del Rector conceder la licencia más arriba citada.

Art.6. En las misas celebradas con el pueblo según el Misal del beato Juan XXIII, las lecturas pueden ser proclamadas también en lengua vernácula, usando ediciones reconocidas por la Sede Apostólica.

Art.7. Si un grupo de fieles laicos, como los citados en el art. 5, § 1, no ha obtenido satisfacción a sus peticiones por parte del párroco, informe al obispo diocesano. Se invita vivamente al obispo a satisfacer su deseo. Si no puede proveer a esta celebración, el asunto se remita a la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei».

Art. 8. El obispo, que desea responder a estas peticiones de los fieles laicos, pero que por diferentes causas no puede hacerlo, puede indicarlo a la Comisión «Ecclesia Dei» para que le aconseje y le ayude.

Art. 9. § 1. El párroco, tras haber considerado todo atentamente, puede conceder la licencia para usar el ritual precedente en la administración de los sacramentos del Bautismo, del Matrimonio, de la Penitencia y de la Unción de Enfermos, si lo requiere el bien de las almas.

§ 2. A los ordinarios se concede la facultad de celebrar el sacramento de la Confirmación usando el precedente Pontifical Romano, siempre que lo requiera el bien de las almas.

§ 3. A los clérigos constituidos «in sacris» es lícito usar el Breviario Romano promulgado por el Beato Juan XXIII en 1962.

Art. 10. El ordinario del lugar, si lo considera oportuno, puede erigir una parroquia personal según la norma del canon 518 para las celebraciones con la forma antigua del rito romano, o nombrar un capellán, observadas las normas del derecho.

Art. 11. La Pontificia Comisión «Ecclesia Dei», erigida por Juan Pablo II en 1988, sigue ejerciendo su misión. [5]

Esta Comisión debe tener la forma, y cumplir las tareas y las normas que el Romano Pontífice quiera atribuirle.

Art. 12. La misma Comisión, además de las facultades de las que ya goza, ejercerála autoridad de la Santa Sede vigilando sobre la observancia y aplicación de estas disposiciones.

Todo cuanto hemos establecido con esta Carta Apostólica en forma de Motu Proprio, ordenamos que se considere «establecido y decretado» y que se observe desde el 14 de septiembre de este año, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, sin que obste nada en contrario.
Dado en Roma, en San Pedro, el 7 de julio de 2007, tercer año de mi Pontificado.

BENEDICTUS PP. XVI

sábado, 29 de junio de 2019

Misa tradicional cantada en Lucena 6-7-2019, con ocasión del aniversario del motu proprio Summorum Pontificum

Con ocasión del aniversario de la promulgación del motu proprio Summorum Pontificum, y en acción de gracias, el sábado, día 6 de julio, a las 12 del mediodía, se celebrará, D.m., la Santa Misa tradicional cantada en el santuario de la Virgen de Araceli, en Lucena.
La Misa será celebrada por el Rvdo. P. Fr. Joaquín Pacheco Galán, O.F.M.
Se celebrará misa votiva de la Stma. Virgen de Araceli, patrona de Lucena, cuya misa propia fue aprobada por Decreto de la Sagrada Congregación de Ritos de 18 de julio de 1851.
El motu proprio Summorum Pontificum fue promulgado por S.S. el Papa Benedicto XVI el 7 de julio del año 2007, con la finalidad de normalizar y dar mayor libertad a la celebración de la liturgia tradicional de la Iglesia, o forma extraordinaria del rito romano.
Nuestra asociación quiere conmemorar el aniversario de este trascendental documento pontificio en la mejor forma posible, mediante la celebración de la Santa Misa tradicional ante las plantas benditas de la Stma. Virgen de Araceli, en su bellísimo santuario, situado en el centro de Andalucía.
Invitamos especialmente a todos los fieles devotos de la liturgia tradicional, en la seguridad de que querrán sumarse a nosotros en esta acción de gracias a Dios nuestro Señor, mediante el ofrecimiento del Santo Sacrificio del Altar.
Leva in circuitu oculos tuos, et vide; omnes isti congregati sunt, venerunt tibi.

lunes, 24 de junio de 2019

Misa en honor del Sagrado Corazón de Jesús

Con motivo de la festividad del Sagrado Corazón de Jesús, el viernes 28 de junio a las 19,00 horas se oficiará (D.m.) la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en C./ Ángel de Saavedra, 7.
La asociación «Una Voce Córdoba» invita a todos los fieles cordobeses a asistir a la Santa Misa con espíritu de reparación al Corazón de nuestro Redentor.
Unus mílitum láncea latus ejus apéruit, et contínuo exívit sanguis et aqua.

lunes, 17 de junio de 2019

Jueves del Corpus Christi: Santa Misa tradicional

Nuestra asociación Una Voce Córdoba anuncia que con motivo de la festividad del Santísimo Corpus Christi, el día 20 de junio, juevesa las 7 de la tarde, se celebrará, Dios mediante, la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, (sita en calle Ángel de Saavedra, 7),
Recordamos que se celebra la Santa Misa tradicional todos los domingos en la misma iglesia de Sta. Ana, a las 12'30.
Cibavit eos ex ádipe fruménti, allelúja: et de petra, melle saturávit eos, allelúja, allelúja, allelúja.

jueves, 13 de junio de 2019

Retiro espiritual para jóvenes en las Salesas


El pasado día 7 de junio, viernes, un grupo de miembros del Grupo Joven de Una Voce Córdoba y amigos de estos, visitaron el Convento de las Religiosas Salesas, en la sierra cordobesa. La jornada, breve pero intensa, en honor del Sagrado Corazón de Jesús, estuvo dirigida por Monseñor Alberto José González Chaves, quien propuso estructurar la jornada en tres apartados, que consistían, en una plática sobre la juventud y el siglo XXI, la celebración de la Santa Misa Tradicional y Hora Santa.
Tras los saludos correspondientes al llegar al lugar, en la misma capilla, se realizó la meditación a cargo de Mons. González Chaves. Con su notable calidad oratoria, D. Alberto nos fue transmitiendo y explicando los problemas que se encuentran los jóvenes hoy en día, con ejemplos y citas de intelectuales como Miguel Unamuno, Ortega y Gasset y Ramiro de Maeztu, papas como Pío XII y Pablo VI y santos como Santo Tomas de Aquino y Santa Teresa de Jesús.

Nos habló de la familia, la educación, la fe, la Iglesia, la amistad y cómo estos pilares deben ayudarnos y sustentarnos para luchar contra los problemas que se nos presentan. Con ejemplos de las distintas Órdenes Religiosas expuso cómo unos pocos cambiaron el mundo. Vimos así que nunca hay que darse por vencido, y que la calidad es mejor que la cantidad.
Los jóvenes de hoy en día debemos luchar contra los males que nos pone por delante el demonio, quien es sabio y sabe por dónde atacarnos. Por eso debemos mantenernos unidos, pues citando a D. Alberto, “hay que luchar contra los radicalismos y la división” que son dos problemas que podrían estropear el que un grupo de amigos se forme, se eduque y mantenga su fe.
No hay que olvidar el mensaje de Dios, nuestro Señor, que es Amor, teniendo presente que hay que luchar por ese amor, mantenerlo y defenderlo. Cuando Jesús expulsó a los mercaderes del Templo, o cuando criticó a los fariseos porque eran hipócritas, también estaba haciendo un acto de amor.
Por último, recordamos la labor de Nuestra Santísima Madre, la Virgen María, quien nos protege con su manto y a quien debemos mucho, pues como Reina de los Cielos y Madre, está siempre disponible para nosotros. Y, hoy más que nunca, las llaves del cielo están en las cuentas del Santo Rosario.

A continuación, se celebró la Santa Misa, votiva del Sagrado Corazón de Jesús, por ser primer viernes del mes de junio, y a continuación D. Alberto expuso el Santísimo Sacramento, para la Hora Santa, que concluyó con la bendición y la reserva.





Al acabar la jornada, las religiosas, nos ofrecieron un vaso de granizada casera y nos regalaron una medallita y un rosario. Un gran detalle, puesto, que no sólo nos habían cedido su espacio para realizar el retiro, sino que nunca les faltó una sonrisa y palabras de agradecimiento. 


Por nuestra parte concluimos expresando nuestro agradecimiento a Mons. González Chaves y a la comunidad de religiosas salesas, no sólo por el trato recibido, sino por su labor diaria por Córdoba y por la Iglesia.

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, VENGA A NOSOTROS TU REINO


viernes, 7 de junio de 2019

Crónica y fotografías de la profesión de una nueva hermana. Oasis de Jesús Sacerdote



El pasado día 1 de junio, sábado, tuvo lugar la profesión temporal de una religiosa en el monasterio de S. José, del Oasis de Jesús Sacerdote, perteneciente a la diócesis de Córdoba. Como conocen nuestros lectores, el Oasis de Jesús Sacerdote es un instituto religioso femenino que sigue exclusivamente la liturgia tradicional de la Iglesia. Su casa madre se encuentra en la provincia y diócesis de Barcelona, donde tuvo lugar su fundación.


 El monasterio de San José, del mismo instituto, se encuentra en las inmediaciones de Villaviciosa de Córdoba, aunque pertenece al término municipal de Espiel. Se trata de un paraje bellísimo y singular de la maravillosa sierra cordobesa, donde las religiosas del Oasis alaban continuamente al Señor, ofreciéndose en silencio por la santificación de los sacerdotes y de las almas consagradas.


La novicia que emitía los votos temporales es la mejicana Silvia Sánchez Malagón, que a partir de la profesión recibió el nombre de Hna. María Silvia de San José.
A las 11 de la mañana, y en el exterior del monasterio por la nutrida concurrencia de fieles, que hacía totalmente insuficiente la pequeña capilla, comenzó la Santa Misa cantada en gregoriano, votiva del Inmaculado Corazón de María con el ordinario «Cum Júbilo», celebrada por el capellán del monasterio, P. Juan Evangelista Vila Gallardo. En su homilía, el P. Vila explicó el sentido de la profesión religiosa, como forma la más perfecta de consagrarse al servicio de Ntro. Sr. Jesucristo en la observancia de los consejos evangélicos, y dirigió unas afectuosas palabras a la nueva profesa. A continuación, al ofertorio, tuvo lugar la emotiva ceremonia de la profesión religiosa en la que la Hna. María Silvia recibió el velo negro y el cíngulo, fue revestida con la capa blanca, se le impuso la corona de flores y emitió sus votos temporales por plazo de tres años.





Asistieron a dicha ceremonia varios sacerdotes amigos de la comunidad del Oasis, y representaciones de la Comisión Misa tradicional Andalucía, y de las asociaciones Una Voce, de Sevilla, Córdoba y la jiennense Santo Reino, así como numerosos fieles venidos de distintos puntos de la geografía andaluza, entre los que cabe destacar un numeroso grupo de feligreses de la parroquia de Villafranca de Córdoba.




Tras la terminación de la Santa Misa, las religiosas, que se encontraban exultantes, ofrecieron a los asistentes unos refrescos y aperitivos que contribuyeron a aliviar el calor del día y a permitir un tiempo de convivencia y confraternización entre los asistentes.


Desde aquí felicitamos a la hermana María Silvia de San José con ocasión de su profesión religiosa, en la certeza de que Aquel que comenzó en ella la obra buena, Él mismo la llevará a término. Estamos seguros de que, como María de Betania, ella también optimam partem elegit. Asimismo felicitamos a toda la comunidad del Oasis, a la que rogamos sus oraciones constantes por todos los fieles que en nuestra patria y en todo el mundo mantienen la fidelidad a la tradición litúrgica y doctrinal de la Santa Iglesia.
Por nuestra parte, encomendamos a todas las religiosas del monasterio, y muy especialmente a la nueva profesa, a la Inmaculada Reina de los Cielos, para que haga de todas ellas unas santas religiosas que, con su oblación al Amor, contribuyan a la santificación de todas las almas.

Crónica: UNA VOCE CÓRDOBA
Fotografías: UNA VOCE SEVILLA.


domingo, 26 de mayo de 2019

Jueves de la Ascensión: Misa tradicional

Con gran alegría anunciamos que el día 30 de mayo, jueves, en la gran solemnidad de la Ascensión del Señor, tendrá lugar, Dios mediante, la celebración de la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, (sita en calle Ángel de Saavedra), a las 7 de la tarde.
Recordamos que se celebra la Santa Misa tradicional todos los domingos en la misma iglesia de Sta. Ana, a las 12'30.

Ascendit Deus in jubilatione, et Dominus in voce tubæ. Alleluia.



viernes, 3 de mayo de 2019

Fotografías de la Santa Misa cantada del Domingo in albis

El Domingo in albis, día 28 de abril, la Santa Misa tradicional que se celebra habitualmente en la iglesia de Santa Ana, de Córdoba, fue cantada. Se interpretó el ordinario de la misa de angelis, y el propio del día en gregoriano. La Santa Misa fue celebrada por Mons. Alberto José González Chaves, y concluyó con el canto del Regina caeli en honor de Nuestra Señora. Publicamos algunas fotografías realizadas por nuestro amigo D. Rafael Bocero.





domingo, 28 de abril de 2019

Fraternidad de San Pedro. Fotografías de la Santa Misa celebrada en Córdoba el 25 de abril

El día 25 de abril, jueves de la Octava de Pascua, tuvimos el honor de recibir en visita a Córdoba a un sacerdote y un grupo de seminaristas de distintas nacionalidades, pertenecientes a la Fraternidad de S. Pedro, que se encontraban en peregrinación por España. Celebraron la Santa Misa cantada y a continuación cantaron la Completas en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas. Asistió en coro Mons. Alberto José González Chaves. Les ofrecemos algunas fotografías realizadas por nuestro amigo D. Antonio Varo Pineda.