miércoles, 4 de diciembre de 2019

Misa Tradicional en el día de la Purísima Concepción. Undécimo aniversario de Una Voce Córdoba


Nuestra Asociación tiene la alegría de informar de la celebración de la Santa Misa Tradicional en Córdoba el próximo día 8 de diciembre, en la gran solemnidad de la Purísima Concepción, XI aniversario de la Asociación "Una Voce Córdoba". Como de costumbre, tendrá lugar a las 12'30 horas en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en calle Ángel de Saavedra de nuestra ciudad.

Invitamos a todos los fieles cordobeses devotos de la liturgia tradicional de la Santa Iglesia a asistir a esta celebración.




DECLARAMUS, PRONUNTIAMUS ET
DEFINIMUS DOCTRINAM, QUAE TENET,
BEATISSIMAM VIRGINEM MARIAM IN
PRIMO INSTANTI SUAE CONCEPTIONIS
FUISSE SINGULARI OMNIPOTENTIS DEI
GRATIA ET PRIVILEGIO, INTUITU
MERITORUM CHRISTI IESU SALVATORIS
HUMANI GENERIS, AB OMNI ORIGINALIS
CULPAE LABE PRAESERVATAM
IMMUNEM, ESSE A DEO REVELATAM,
ATQUE IDCIRCO AB OMNIBUS FIDELIBUS
FIRMITER CONSTANTERQUE
CREDENDAM.
DECLARAMOS, AFIRMAMOS Y
DEFINIMOS QUE HA SIDO REVELADA
POR DIOS, Y DE CONSIGUIENTE, QUE
DEBE SER CREÍDA FIRME Y
CONSTANTEMENTE POR TODOS LOS
FIELES, LA DOCTRINA QUE SOSTIENE
QUE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA FUE
PRESERVADA INMUNE DE TODA
MANCHA DE CULPA ORIGINAL, EN EL
PRIMER INSTANTE DE SU CONCEPCIÓN,
POR SINGULAR GRACIA Y PRIVILEGIO DE
DIOS OMNIPOTENTE, EN ATENCIÓN A
LOS MÉRITOS DE JESUCRISTO,
SALVADOR DEL GÉNERO HUMANO.



domingo, 24 de noviembre de 2019

Crónica y fotografías IV Peregrinación y Encuentro Summorum Pontificum Andalucía (Almonte - Huelva)

Reproducimos la crónica que sobre el IV Encuentro Summorum Pontificum ha publicado la página Misa Tradicional Andalucía.
El original puede verse en el siguiente enlace: Crónica Misa Tradicional Andalucía

Con ocasión del Año Jubilar Rociero, que se celebra por el centenario de la Coronación canónica de Ntra. Sra. del Rocío que se cumple en este año 2019, el IV Encuentro Summorum Pontificum Andalucía ha tenido el carácter de peregrinación hasta Almonte, para postrarnos ante la imagen bendita de la Reina de las Marismas.


Tras varios meses de intenso trabajo para la organización de este IV Encuentro llegó al fin el día tan esperado por los fieles devotos de la liturgia tradicional de Andalucía. A las doce del mediodía del sábado 5 de octubre se agolpaba numeroso público a las puertas de la casa hermandad de la Matriz de Almonte, en cuyo salón de actos –cedido generosamente por la Hermandad Matriz– tuvo lugar el primero de los actos del programa del Encuentro. Tras el rezo del Ángelus, el dominico fray Xavier Catalá Sellés disertó, con la difícil sencillez que da el pleno dominio de la materia, sobre las antífonas de la Virgen María en la liturgia tradicional. A continuación, el padre Arnaud Evrat, Asistente del Superior General de la Fraternidad de San Pedro (FSSP), mantuvo una interesante charla-coloquio con el público asistente –con la inestimable colaboración del padre José Calvín Torralbo, también de la FSSP, como traductor– sobre el apostolado tradicional de la misma FSSP en el mundo. Este primer acto finalizó con la entrega de un pequeño obsequio por parte de la Comisión Misa Tradicional Andalucía a los tres sacerdotes. Como no podía ser de otra forma por el lugar en el que nos encontrábamos, fueron agasajados con una pequeña imagen de la Virgen del Rocío.




A continuación, se celebró la habitual comida de hermandad, numerosísima, –alrededor de ciento cuarenta personas– en la que participaron fieles de casi todas las diócesis de Andalucía, y en la que, como viene siendo habitual en estos Encuentros, tuvimos la oportunidad de saludarnos, de conocernos o de reencontrarnos, y, en un ambiente distendido y cordial, intercambiar experiencias, logros o dificultades, sobre nuestro apostolado en nuestros distintos lugares de procedencia, impresiones sobre la jornada que estábamos viviendo, o recuerdos de las vividas otros años.


A las seis de la tarde estaba previsto el comienzo de la Santa Misa solemne, en la hermosa parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, que se encontraba abarrotada de fieles. Ante la veneradísima imagen de la Virgen del Rocío, y en un ambiente de silencio impresionante, se inició la procesión hacia el altar compuesta por numerosos acólitos, maestro de ceremonias, subdiácono, diácono, presbítero asistente, predicador y celebrante. Los sacerdotes que intervinieron en los sagrados ritos fueron los reverendos don Arnaud Evrat (celebrante), don Fernando Reyes Rico (subdiácono), don Miguel Ángel Cañadas Carpio (diácono, perteneciente al Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote), don José Calvín Torralbo (maestro de ceremonias), don Carlos Vecino Carou (presbítero asistente) y don Pablo Díez Herrera (predicador).






La misa solemne estuvo acompañada por las voces de la schola gregoriana desplazada desde Lucena (Córdoba).
El reverendo don José Antonio Calvo Millán, vicario parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, de Almonte, fue el encargado de leer el mensaje dirigido a los miembros de Una Voce Huelva y los participantes en este IV Encuentro Summorum Pontificum por el Excmo. y Rvdmo. Sr. D. José Vilaplana Blasco, obispo de Huelva. En su mensaje el Sr. Obispo decía: “Ya que mi agenda no me permite la asistencia física a vuestro Encuentro, me uno a la Acción de Gracias en el Santo Sacrificio de la Misa, impetrando los dones del Espíritu Santo para cuantos participen en el mismo y la intercesión de la Santísima Madre de Dios, para que se siga haciendo realidad lo que afirmaba Benedicto XVI sobre la liturgia latina de la Iglesia en sus varias formas, que siempre impulsó en la vida espiritual a numerosos santos y a tantos pueblos en la virtud de la religión y ha fecundado su piedad (Cf. Summorum Pontificum)”. Terminaba sus palabras el Sr. Obispo bendiciendo a los participantes en el Encuentro.

En su predicación, desde el púlpito, el reverendo D. Pablo Díez, capellán de Una Voce Sevilla, tras glosar las características principales de la liturgia tradicional, se dirigió especialmente al pueblo rociero para hacer notar que, si bien actualmente puede resultar chocante la liturgia tradicional en el ambiente rociero, ha sido la liturgia que se ha celebrado durante siglos ante Ntra. Sra. del Rocío, y la que ha nutrido la devoción y la piedad que ha rodeado a la misma bendita imagen.










Una vez finalizada la celebración con el canto de la Salve, los participantes en los actos de la jornada dimos gracias a Dios por el día tan intenso en emociones, y por las abundantes gracias derramadas por nuestro Señor, por intercesión de Su Santísima Madre, en una jornada memorable para todos los asistentes. En el mismo momento de la despedida ya iniciamos la preparación del V Encuentro que, Dios mediante, celebraremos en el año 2020.


Fotografías: Don Antonio Varo (Una Voce Córdoba)
Laus Deo!
COMISIÓN MISA TRADICIONAL ANDALUCÍA


jueves, 21 de noviembre de 2019

Misa tradicional de S. Acisclo y Sta. Victoria

El día 17 de noviembre se celebra la fiesta de los Santos Acisclo y Victoria, mártires cordobeses, muertos por Cristo en la persecución de Diocleciano, a principios del siglo IV. Son patronos de la ciudad y la diócesis de Córdoba. Conforme a las rúbricas de la liturgia tradicional, aunque la fiesta caiga en domingo, prevalece su celebración. En este año, en que el 17 de noviembre ha sido domingo, hemos tenido la dicha de celebrar a los Santos Acisclo y Victoria con la misa tradicional, usando las bellísimas oraciones del propio de la diócesis de Córdoba. Creemos que es la primera ocasión desde la reforma litúrgica en que se ha celebrado esta misa en nuestra ciudad.
Los santos mártires llevaron su fidelidad a Jesucristo hasta derramar su sangre por Él. Y la diócesis de Córdoba ha sido abundantemente regada por sangre martirial. Quiera Dios, por intercesión de los Santos Acisclo y Victoria, protomártires cordobeses, y de todos los mártires que en nuestra ciudad y en nuestra diócesis han dado su vida a lo largo de los siglos, que nosotros sepamos guardar la misma fidelidad que ellos tuvieron a Jesucristo y a Su Iglesia, que seamos dignos de quienes nos han precedido desde los antiquísimos orígenes de la cristiandad cordobesa.
A continuación reproducimos dos fotografías tomadas durante la celebración de la misa y el texto bilingüe que distribuimos a los asistentes con el propio de la misa.





martes, 19 de noviembre de 2019

Jornada de formación tomista de jóvenes de Una Voce Córdoba

El sábado 16 de noviembre, en las Ermitas de Córdoba, a los pies del monumento al Sagrado Corazón que vela por Córdoba desde aquel paraje serrano, un grupo de jóvenes pertenecientes a nuestra asociación "Una Voce Córdoba" han celebrado una jornada de formación tomista. A lo largo de la jornada se fueron desgranando distintos aspectos de la filosofía perenne, que se fundamenta en la realidad del ser, con sus implicaciones en la antropología o la ética. Al mismo tiempo se fueron desmontando algunos de los sofismas, mentiras y medias verdades de lo políticamente correcto que domina la cultura actual. Ofrecemos a continuación algunas imágenes de la jornada.





lunes, 28 de octubre de 2019

Misa tradicional en Córdoba 1 y 2 de noviembre

Informamos a todos nuestros asociados y amigos de la celebración de la Santa Misa tradicional en Córdoba en los próximos días 1 y 2 de noviembre, con arreglo al siguiente detalle:
Viernes, 1 de noviembre: Como en todos los días festivos de precepto, en la fiesta de Todos los Santos, la Santa Misa tradicional tendrá lugar en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas (en calle Ángel de Saavedra), a las 12'30 horas.
Sábado, 2 de noviembre: En la conmemoración de los fieles difuntos, nuestra asociación convoca a las tres Misas de Requiem que se celebrarán también en la iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, comenzando a las 12'30 horas.
Recordamos que el domingo, 3 de noviembre, como todos los domingos, se celebrará igualmente la Santa Misa tradicional en la misma iglesia de Sta. Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, a las 12'30 horas.

martes, 22 de octubre de 2019

Misa tradicional en el día de San Rafael

Con motivo de la festividad del Arcángel S. Rafael, Custodio de la ciudad de Córdoba, el jueves 24 de octubre a las 12'30 horas se oficiará (D.m.) la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en calle Ángel de Saavedra, s/n.
Invitamos a todos los fieles cordobeses a unirse en la veneración de nuestro Custodio en la Santa Misa tradicional.
Angelus Domini Raphael apprehendit et ligavit daemonem. Magnus Dominus noster, et magna virtus eius.


“Yo te juro por Jesucristo Crucificado que soy Rafael, Ángel, a quien Dios tiene puesto por guarda de esta Ciudad”

jueves, 17 de octubre de 2019

Jóvenes de Una Voce Córdoba en la entrada de una joven en el Carmelo

Por Rafael Bocero Núñez

En plena sierra de Hornachuelos, hay un pequeño convento de carmelitas descalzas, aunque yo las llamaría santas, pues lo son en una sociedad donde tantos consagran sus vidas a los vicios y dependencias.

Allí hemos acudido los jóvenes de Una Voce Córdoba junto con Una Voce Sevilla para despedirnos de una joven que en poco tiempo nos ganó el corazón: nos hospedó en Portugal y nos facilitó mil cosas en la reciente peregrinación a Fátima de casi cien jóvenes portugueses y españoles, y jamás nos escatimó su sonrisa y su dulzura. ¡No podíamos faltar a su entrada en el Carmelo!

Hemos pasado la tarde junto a amigos lusitanos y españoles en un día tan emblemático como el de la Hispanidad. Hemos compartido anhelos e ideales. Hemos rezado, comulgado, reído, cantado... Y... nos hemos emocionado, pues lo que ha hecho hoy Carolina es de valientes.

Obedecer la Voluntad de Dios y tomar la decisión de entrar en el Carmelo es propio de una heroína que dice adiós a todos los "lujos" que ofrece esa modernidad que insiste en vivir como si Dios no existiese, pues el mundo ya da todo lo necesario. Esa modernidad que insiste en "vivir esta vida", porque no hay Otra, y que está llevando a la perdición a tantos y tantos jóvenes.

Pero... ¡aún hay esperanza! Según nuestro apreciado "Pater": "Menos mal que sigue habiendo esta santidad en la Iglesia. ¡Esto es lo que salva todo!" Es verdad: hoy una joven como nosotros ha abrazado para siempre un compromiso de santidad. Desde hoy rezará y entregará su vida penitente a Dios por nosotros, por los que sufren, por todos: ¡para que vayamos un día al cielo!

Hoy la Iglesia ha ganado. ¿Es sólo un pequeño gesto? Los gestos pequeños mueven el mundo. Vuelve la humedad a mis ojos al recordar cómo se despedía Carolina de su familia... Para mí no ha sido algo pequeño, sino enorme. Ha sido la chispa que necesitaba yo, que necesitamos los jóvenes, que necesita la Iglesia, que necesita España.  









sábado, 12 de octubre de 2019

Fiesta de Santa Teresa de Jesús: Misa tradicional en Aguilar de la Frontera


En la fiesta de la insigne Doctora de la Iglesia Santa Teresa de Jesús, el próximo día 15 de octubre, martes, a las 20'00 horas, tendrá lugar, Dios mediante, la celebración de la Santa Misa tradicional en Aguilar de la Frontera, en la iglesia de las MM. Carmelitas Descalzas (sita en calle Moralejo, 41).
Dedit ei Dominus sapientiam, et prudentiam multam nimis, et latitudinem cordis, quasi arenam, quae est in litore maris.




viernes, 4 de octubre de 2019

Misa tradicional en Córdoba en la fiesta de la Virgen del Rosario, 7-10-2019

En la fiesta de la Stma. Virgen del Rosario, el lunes 7 de octubre, a las 19 horas, se oficiará (D.m.) la Santa Misa tradicional en Córdoba, en la iglesia de Santa Ana, de MM. Carmelitas Descalzas, sita en C./ Ángel de Saavedra, s/n.

Regina Sacratissimi Rosarii, ora pro nobis.


lunes, 23 de septiembre de 2019

Crónica de la peregrinación de jóvenes tradicionales a Fátima


Por Ignacio Giner Ruiz

Distintos grupos de jóvenes fieles a la liturgia tradicional procedentes  de toda la península peregrinamos a Fátima el fin de semana del 13 al 15 de septiembre para venerar a nuestra Santa Madre que en los cielos está, y que en ese sencillo lugar se apareció a tres jóvenes pastorcillos, dando estos claro ejemplo de verdaderos cristianos.
Los grupos formados partían de Madrid, Sevilla y Córdoba, aunque había gente de distintas regiones de España. Los cordobeses salimos los primeros en busca de los sevillanos y fue en Badajoz donde se unió el grupo de Madrid el cual superaba en número a los andaluces.
Durante el viaje hubo tiempo para todo, rezamos el rosario, cantamos, reímos y hasta algunos pudieron dormir. Llegamos de madrugada a Lisboa tan contentos como cansados, y allí nos recibieron nuestros amigos portugueses con los brazos abiertos.
Al día siguiente y con la diferencia horaria nos despertamos pronto y con alegría, no había más que ver la cara de todos nosotros, expectantes a lo que nos deparaba el fin de semana. Algunos tuvimos la fortuna de estar un rato adorando al Señor antes del desayuno. Antes de las diez, hora portuguesa, se dividió la expedición en dos grupos: uno iría a visitar la señorial Lisboa y otro grupo sería embelesado por la plática de don Alberto González Chaves con palabras de amor, corrección y sinceridad. Si ya tuvimos suerte los que escuchamos la primera plática, más tuvieron los que escucharon la segunda que, por lo comentado entre los jóvenes, fue colosal. Insistió en llevar una vida verdaderamente humana sin dejarse arrastrar por las pasiones, sobreponiéndose a todos los vicios y defectos que nos acechan en el día a día, ofreciendo los sufrimientos con alegría y constancia; en definitiva, seguir el ejemplo de Jesús en el Calvario. En lo referente a la Virgen, hizo alusión al orgullo que todos tenemos, la vanidad y el endurecimiento del corazón, que nos impide frecuentemente ser como niños y dejarnos abrazar por nuestra Madre y Señora, la cual siempre quiere lo mejor para nosotros.

El grupo se volvió a juntar antes de comer para asistir a la Santa Misa Tradicional, la que no pasa de moda y cala en cada uno de nosotros como calan los capotes bien mecidos de los mejores toreros. De todas las misas a las que he asistido hasta la fecha, fue la misa en latín oficiada en Lisboa la que más llenó al que escribe. En la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, nos vimos envueltos por la lentitud y armonía de las palabras de don Alberto, que parecían cantos celestiales, la exactitud de los acólitos portugueses, la pureza de las niñas portuguesas con sus velos blancos como la nieve y bordados como antaño. Los colores sangre y oro de la casulla del sacerdote destacaban entre la palidez de aquellas majestuosas paredes como destaca nuestra bandera en un cielo azul añil. Aparte de adorar al Creador y recibir el cuerpo de Su Santísimo Hijo, uno podía ser espectador y a la vez partícipe de un rito ancestral y vivo aún hoy, ya que la tradición es lo natural al ser humano y por tanto a donde siempre se vuelve para crecer y llegar a Dios, y quien así no lo crea que me conteste por qué el rito tradicional atrae tanto a los jóvenes.

Después de comer, agradecimos con sinceridad al servicio portugués, que nos trataron con mucho respeto y cordialidad, superando las expectativas que nos habíamos hecho, según lo que ya nos habían mencionado de ellos.
Sin mucho tiempo que perder, volvimos a subir al autobús rumbo a Fátima. En el viaje la alegría era desbordante, fiel reflejo de ello fueron los cánticos patriotas, los cantos, poesías e historias de don Alberto y los rezos en común. Fue ese viaje una inyección de moral para un nuevo cambio, fue ese viaje un reducto de gente sana y alegre por un futuro que conquistar.

Al llegar al hotel y tras el posterior desorden de asignación de habitaciones, tuvimos todos un tiempo de ocio. Entonces fue cuando llegó el que faltaba, la última alma ardiendo de la expedición. ¡Y menudo ardor! Nuestro gran amigo Juanma. Fue su llegada la inyección de moral, energía y alegría desbordante para todo el grupo.
Ya después de cenar, cada uno donde buenamente pudo, nos acercamos todos juntos al lugar donde se apareció la Virgen. Como llegábamos tarde, costumbre española muy mala, por cierto, fuimos con prisas y llegamos justo a tiempo a los rezos. Aún días después, sigo reflexionando las sensaciones de aquella noche. La Virgen estaba muy presente; nosotros no tuvimos la suerte de verla como aquellos pastorcillos, pero sí sentirla. La devoción esa noche era máxima, un recuerdo impactante fue la penitencia de muchos fieles al cruzar de rodillas todo aquel santo lugar hasta donde estaba la Virgen.
La inmensidad de aquella obra, con tanta gente y las velas por lo alto de nuestras cabezas fue una imagen bonita que se graba a fuego en el recuerdo. Muchos, estoy seguro, se lo contaremos a nuestros nietos. Luego se procesionó una cruz iluminada y la talla de la Virgen.

El domingo nos levantamos pronto para asistir a misa en la capilla del hotel. Inteligentemente, nos citaron quince minutos antes de la hora para evitar impuntualidades. La misa se celebró con la devoción habitual.

Después del desayuno y tras un rato de organización de maletas y demás enseres, y con el calor ya avisando, partimos en desorganizada pero devota procesión hacia el Vía Crucis por el Camino de los Pastorcitos. Como siempre, el pueblo íbero es fiel a sus costumbres.
En el Vía Crucis, se inunda uno en su propio mundo para reflexionar, sufriendo las últimas ráfagas del calor estival. Los músculos entumecidos por las largas horas de pie y las genuflexiones en piedra viva hacen aumentar la fe y disminuir el ego. No sé cómo, en un momento, Javi elaboró en un momento la gran Cruz de guía que portó en el Vía Crucis. Se rezaba cada estación en portugués, español y latín. Entre las reflexiones de cada estación, aprovechamos Juanma y un servidor para enarbolar una bandera de España con el Sagrado Corazón de Jesús en una rama vieja de encina, la atamos con mi escapulario del Carmen y con un cordón portador de un crucifijo de Lourdes que nos prestó una niña de muy agradable sonrisa. Lourdes, ¿próximo destino? ¡Quién sabe!
Durante todo el viaje, pero especialmente en el tiempo del Vía Crucis, D. Alberto y el P. Vasco fueron oyendo las confesiones de todos los peregrinos que quisieron acercarse a ellos para recibir el perdón de los pecados.
Al terminar, se rezó una Salve rociera a gusto del pueblo portugués y de manera improvisada y con la mirada fija en el Crucificado erigido al final del Vía Crucis, se alzó la voz al aire para entonar la canción cristera: Viva Cristo Rey.


A continuación, nos dirigimos hacia la casa de los pastorcitos, donde muchos aprovechamos para comprar algún artículo religioso que después fue bendecido por don Alberto. Más tarde visitamos la Basílica del Rosario.
Después de comer, ya tocaba partir. La despedida fue triste porque se terminaba esta experiencia tan bonita por engrandecer el alma y por hacer nuevos amigos que serán las bases del futuro. Debemos expresar nuestro agradecimiento a Borja que cohesionó y coordinó el grupo y muchos extremos de la peregrinación, y por supuesto a nuestros hermanos portugueses por su acogida y por el gran ejemplo que nos han dado.
Para ir rematando el tercio, cabe decir en estas breves líneas que ahora es nuestro momento. Fátima fue nuestra inyección pero ahora toca trabajar y hacer nuestra labor de apostolado en el día a día, ahora toca aprender a sufrir y con ello reír en las adversidades, reflexionar y actuar, en definitiva: Oración-Formación-Acción. Y todo esto, siempre, unidos bajo una misma bandera y fe y fundamentados en la Santa Misa Tradicional.